Crítica | Aves de Presa (2020)

Un desorden controlado que muestra otra cara de DC Comics

Está comprobado que Warner Bros ha intentado cambiar el rumbo de su cine basado en el material de DC Comics. Con los derechos para trabajar con los personajes de Batman, Superman y tantos más, el resultado de su sugerido universo cinematográfico pasó a dejar material poco aprovechado viviendo en la era del superhéroe en el cine. Sus propuestas más grandes probaron ser las más duras, al encontrar vacíos en Batman vs Superman, Escuadrón Suicida o Liga de La Justicia, agujeros llenos de pronósticos de continuación y poco más. Con tiempos para la reflexión y para estrenar proyectos como Shazam Joker, el cine de DC Comics pasó a enseñar mayor aporte personal, alejándose del concepto de universo y ampliando lo que supone una franquicia. Entonces, desechando ciertas costumbres y haciendo lo suyo, Aves de Presa  propone otra mezcla de sabores sobre el material de DC, una que no pide perdones por su desorden y que divierte casi tanto como intriga.

Observando su título completo, Aves de Presa (y la fantabulosa emancipación de una Harley Queen) sugiere la clase de excentricidad a la que nos enfrentamos, así como también revela la trama a la que estará aplicado dicho extremo. Sin desechar ni hacer demasiadas referencias, la película se para como secuela de Escuadrón Suicida al retomar a la Harley Queen de Margot Robbie. En esta ocasión, Queen vaga las calles de Ciudad Gótica a medida que lidia con la separación de su tóxica pareja, el Joker, hecho que no solo la deja emocionalmente tocada (más que de costumbre) sino que también la pone en mira de cientos de criminales con venganzas personales Venganzas que parecían imposibles con la protección del temido Guasón, personaje mencionado pero sin aparición aquí. Tramando un argumento de notorio empoderamiento femenino, Aves de Presa se queda con Harley y la ve cruzarse con otras antiheroínas, unas que conducen por un conflicto confuso pero de gran habilidad para desestructurar y simular autenticidad.

Nada en Aves de Presa escapa a lo efectuado por el cine de comics, aunque eso no quita que la selección del film no suene diferente. Aunque se prefiera dejarla en el pasado, aquí quedan intereses en parte de lo realizado por Escuadrón Suicida, optando por presentar a varios criminales y reutilizar a la protagonista, Harley Queen, lo mejor de aquella cinta de 2016. Más que volver a usarla, la película propone mirar a través de los ojos de Queen y tenerla como narradora. Escuchar los hechos de su boca transmite una bienvenida falta de confianza, formando un libreto de estructura que va y viene porque a la protagonista se le olvidó contar ciertos detalles. Inicialmente parece que no funciona, sin embargo, la idea refresca y asiste al argumento, el cual puede ser perfecto cuando tiene a sus personajes corriendo constantemente, o ridículo cuando se centra en el tonto conflicto. Lo claro de la trama es el interés en dar espacio a personajes femeninos. En primera instancia, ese interés lleva por rincones bajos al limitarse a que los hombres sean inservibles, pero lo refrescante contrarresta al ver que las protagonistas lucen sus respectivas imperfecciones. Con todo lo que ha proporcionado Marvel al concepto de “universo cinematográfico”, fue decepcionante notar que su primera película protagonizada por una mujer, Capitana Marvel, aseguraba la formalidad y se centraba en una heroína perfecta pero poco interesante. Aves de Presa no cae en ese error y deja que su norte sea una serie de mujeres con más personalidad y actitudes diferentes.

Con personajes que disfrutan de la trama al ritmo de sus propios demonios, el proyecto termina más asociado a lo visto en Deadpool que en el cine de DC Comics. Hay más descuido aquí, más ansias por perder el control, y entregarle esa consigna a Harley Queen es adecuado, especialmente cuando nos topamos con contenido más adulto. Aunque se base en un alma caricaturesca, Aves de Presa mantiene un lenguaje grosero y un contenido gráfico que ayuda a la presentación de las protagonistas. Salvo Queen, nadie merece su propia aventura, pero unidas en su propio film, las heroínas agradan y finalmente se complementan durante un tercer acto de divertida locación y acción bien coreografiada. El resto de la diversión proviene de los llamativos colores y momentáneas locuras, como un breve número musical o una animación inicial. Éstas ayudan a mantener el interés hasta cuando son innecesarias, y esa noción resume al resto de la experiencia. Envuelta en un desorden aparente, proponiendo material gráfico, desarmando su trama y luciendo acción competente, Aves de Presa es una idea diferente en el patio de DC Comics, una que interesa más de lo que entretiene. Incluso siendo inferior a alguna de sus hermanas, su generalidad envía el mensaje adecuado, especialmente al tomar la delantera con su intención transparente. Afortunadamente, seguro veremos más grupos de heroínas en esta era de comics, por lo que habrá espacio para mejorar, pero me alegro que el primero tenga personalidad, incluso si es desordenada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s