Crítica | El Camino: Una Película de Breaking Bad (2019)

Un epílogo que entiende el propósito de un epílogo

Ligeros spoilers de Breaking Bad

Siguiéndola bajo obsesión durante sus años televisivos, podría ser la persona errónea para hablar de una continuación de Breaking Bad, ficción televisiva creada por Vince Gilligan que marcó un antes y un después en el panorama de las series actuales. Ahora, pasados seis años desde su final, cualquier adicción audiovisual pierde su efecto, al menos aquellas con una conclusión satisfactoria, y bajo esa satisfacción llega El Camino: Una Película de Breaking Bad, epílogo para una serie que no lo necesitaba. Aunque suene decepcionante, en sí, ese último hecho caracteriza a este largometraje por encima de todo lo demás, pero, en vez de volverse debilidad, la falta de una bienvenida se convierte en fortaleza de cara a un relato que realmente entiende lo que supone un epílogo. En frío, puedo confirmar que Breaking Bad no necesitaba de este producto, aunque una vez visto, es difícil discrepar sobre su lugar, sus intenciones y su calidad.

Ubicándose minutos después de la conclusión en televisión, esta secuela propone seguir el camino de Jesse Pinkman (Aaron Paul) tras el escape de su doloroso cautiverio. Introduciendolo en el mismo auto en que escapó y cubriendo poco tiempo a partir de ese punto, El Camino realmente se centra en la ruta de salida de Pinkman, lo que se traduce a una serie de viñetas extensas, reencuentros y alguna novedad; una estructura que exige un trato de western y que consigue revivir la tensión propuesta por la serie original. Por una parte, es bello experimentar dicha tensión de nuevo, pero lo mejor proviene de verla manifestándose en sus propios términos. Hay mucho de Breaking Bad aquí, pero casi todo existe a base de datos nuevos. Bajo esa mentalidad, sigue siendo correcto que la serie terminara con la historia de Walter White, y al mismo tiempo suena justo que Jesse Pinkman tenga su final. Adecuado y en sintonía con la serie, éste es un final que se aprovecha y que pone énfasis en el gran trayecto de su protagonista. Trayecto que claramente se complica en base a nuevos flashbacks y una dosis de mala suerte.

Volviendo a la idea de un western, Breaking Bad siempre piso ese terreno, pero El Camino toma dicha inclinación con mayor literalidad. La acumulación de tensión y los momentos cara a cara son la clave del film, enfrentando constantemente a Jesse con problemas pequeños que suponen grandes esfuerzos. En cantidad, el libreto, otra vez de Vince Gilligan (quien también dirige), no presenta demasiados conflictos, pero éstos encuentran la forma de transformarse, haciendo que una simple situación dure más de lo normal entre verdaderos periodos de desconcierto y alguna que otra sorpresa inteligente. No, El Camino no es Breaking Bad porque dicha serie nunca necesitó un epílogo, aunque su película si recibe la escritura esperada, ya sea por los buenos villanos, los detalles irónicos o la viva imagen de Jesse Pinkman. Al protagonista no se le notan los seis años de espera, no solo por el aspecto de Aaron Paul, sino porque él sigue captando al personaje a la perfección, casi como si hubiera estado aguardando el momento de rematar su historia. Acerca de ese hecho, la cinta realmente remata el camino de Pinkman. Sin necesidad, había espacio para continuar previo a El Camino, pero ese espacio ha desaparecido por completo. Eso es obra de un buen epílogo.

Proponiendo calma y respuestas a preguntas nuevas, El Camino hace exactamente lo que debe. Demuestra que tiene un relato, que sabe como contarlo y que, gracias a momentos brillantes, puede ser una pieza esencial para la serie a la que pertenece. Una vez vista, es difícil quitarla del recorrido de su fuente, y eso es un acierto, especialmente al jugar bajo sus propias reglas, su calma y sus necesidades. Sí, hay guiños o apariciones por puro placer, aunque dichos instantes están contados, el resto es un western que suena bien junto a su icónico pasado, uno que suma sin interponerse en el camino de una conclusión satisfactoria.

El Camino está disponible en Netflix.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s