Crítica | Cars 3 (2017)

La fuente de menos creatividad en Pixar madura y se acerca a su calidad inicial

No sos un bicho raro si crees que Cars es el producto más liviano que tiene Pixar, una institución que suele definirse por la profundidad y calidad de su cine. Por menor que sea Cars, es evidente que su primera entrega no es una película mediocre, todo lo contrario. Ahora, su secuela es indudablemente el peor largometraje que ha realizado su estudio de animación, guiándose por ideas y ejecuciones demasiado infantiles. Por lo tanto, Cars 3 es un producto que llega para corregir la reputación de su franquicia, retomar el camino de la primera entrega y seguir siendo la fuente de diversión para una legión de niños enamorados con la sencillez de su concepto. Demasiado para la tercera parte de una trilogía desequilibrada.

Prometiendo un conflicto serio, Cars 3 asegura más calidad desde el principio, planteando la caída del Rayo McQueen en el mundo de las carreras. El protagonista pierde el rumbo cuando un grupo de nuevos y jóvenes corredores entran en escena, lo que le quita el podio al campeón y lo deja con una única opción: el retiro. Sin embargo, McQueen no puede aceptar la derrota y busca un nuevo tipo de entrenamiento para poder alcanzar a los autos más veloces. Ese primer acto es que lo que nos reconecta con el protagonista real de Cars (nunca debió ser Mate), y todo asciende desde ese inicio.

Si la desplegamos sobre la mesa, la estructura de Cars 3 denotaría la profundidad habitual de Pixar. Nada de lo que ocurre es nuevo o sorpresivo, aunque todo lleva a los personajes en direcciones maduras, lo que asiste en la construcción de mensajes coherentes y positivos. Los espectadores más jóvenes siguen siendo el público objetivo en la secuela, y por más que la trama madure, Pixar continua ejerciendo un trato muy infantil sobre esta franquicia, lo que detiene al film de llegar más lejos. Cars 3 sube un lógico escalón en madurez, aunque es evidente que la mediocre secuela de 2011 le sigue pesando en la configuración del tono.

La primera Cars era una película clásica de deporte, y esta tercera retoma el tema, analizando una fase del mismo con poco desarrollo en el cine: el fracaso y el fin de la gloria. Eso ya es un cambio a favor, presentando al bidimencional personaje del Rayo McQueen en medio de cierta evolución. Sus aprendizajes son algo duros para un heroico personaje de animación, y eso amerita apoyar al film incluso cuando no logra entretener demasiado. Es fácil adivinar hacia dónde se dirige esta historia, y al notarlo también es sencillo obviar la falta de eficiencia en el camino a esa inevitable decisión. Olvidando la ruta escogida para llegar a esa conclusión, la misma es admirable. 

Pixar siente que debe mantener las sensibilidades más infantiles, porque a la larga, el universo de Cars casi requiere de chistes obvios, autos coloridos e incongruencias con su universo. Sin embargo, Cars 3 decepciona más cuando reconoce que todos esos elementos podrían sobrar, y que Pixar, como lo hizo la primera vez, podría convertir a la franquicia en otra pieza de sentimientos e historias profundas. Cada acto de esta tercera entrega logra ser superior al anterior, desprendiéndose lentamente de todo lo que no forma parte de las películas Pixar, y abriendo un lugar para lo que si es bienvenido, como las buenas ideas en una secuela.

Sin siquiera acercarse a su mejor cine, la existencia de Cars 3 sigue siendo esencial para el curriculum de Pixar. Puede que no suene así, no obstante, la película enmienda el daño causado por su predecesora. También es un film que carga ideas frescas, que entiende quienes deben ser los protagonistas, y que sabe dónde existen puntos a explorar en un universo que, admitamoslo, es ridículo. Aun así, Pixar es el tipo de estudio capaz de encontrar largometrajes competentes en esa ridiculez. Lo hizo con la primera Cars y afortunadamente vuelve a hacerlo ahora, por más que apunte principalmente a sus seguidores más pequeños. Cars 3 podría ser un cierre adecuado al punto de menor inspiración en la historia de su estudio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s