xxx-critica-2

Crítica | xXx: Reactivado (2017)

El ser consciente de que tu película es mala no es suficiente para convertirla en algo bueno

xxx-critica-1

Hay algo que realmente aprecio de la nueva secuela inesperada de Hollywood. Eso es que, para bien o para mal, XXX: Reactivado sabe exactamente lo que es, y entiende que su naturaleza se posiciona a kilómetros de la seriedad. Sus intenciones tontas le permiten realizar secuencias que desafían la capacidad de asombro, y precisamente para eso vive esta continuación forzada una década más tarde. Ahora, lo fundamental de su tono consciente es que amortiza la caída de esta bizarra producción, cuya calidad no cambia solo por estar al tanto de su mediocridad. El reconocer un rendimiento extravagante no es un sinónimo de acierto. Por lo tanto, cuando los chistes no funcionan y la acción es incoherente, es difícil pasarla bien con algo como XXX. No obstante, hay formas de hacerlo, siempre es posible reírse de ella. La propia película sabe que eso ocurrirá, así que no sientan demasiada culpa al respecto.

Uno identifica el tono cuando la cinta se introduce con un cameo del futbolista Neymar Jr interpretándose a sí mismo. Éste es entrevistado por Gibbons (Samuel L. Jackson), el agente a cargo del programa XXX, quien busca convertirlo en un espía extremo. Lo crean o no, esta secuencia conduce al conflicto del film, en el que una tablet especial llamada “La Caja de Pandora” se presenta como un arma devastadora, siendo capaz de estrellar cualquier satélite contra la Tierra. Frente a este estado de emergencia, la solución es enviar Xander Cage (Vin Diesel), el primer XXX que había fingido su muerte y cuya mayor habilidad está en los deportes extremos, como el andar en patineta y el esquiar por un bosque en verano. A grandes rasgos, y dejando de lado a otra docena de personajes, ese es el argumento de XXX: Reactivado, uno que demuestra la completa demencia de esta secuela.

Habiendo visto las entregas pasadas, está muy claro dónde entra la tercera parte, especialmente después de ver como su secuela protagonizada por Ice Cube fue un fracaso en taquilla. No había razón para continuar con esta serie, sin embargo, la formula en este esfuerzo es clara, reintroduciendo a Vin Diesel en otro de sus papeles mayores y exagerando todo a su alrededor. Eso fue exactamente lo que revivió a la franquicia de Rápidos y Furiosos, solo que con una pequeña diferencia. Rápidos y Furiosos tenía (y tiene) cierto control, mientras que XXX: Reactivado solo lanza incongruencias a la pantalla. Para empezar, ni siquiera se necesita demasiado argumento, solo se requiere un buen control de la acción. Samuel L. Jackson lo dice en la misma película. Su frase es “Dales una paliza, conquista a la chica e intenta verte cool mientras lo haces”, y esas palabras son el modus operandi de Reactivado. Efectivamente, Vin Diesel y su equipo golpean todo lo que sea golpeable, y el protagonista no consigue terminar dos escenas sin seducir a alguna mujer. Sobre lo “cool”, o lo que esta película cree que es cool, nada de eso aporta al entusiasmo. A menos que asocien el asombro con ver a Vin Diesel manejando una motocicleta híbrida entre enromes olas.

Hace 15 años, el papel de Xander Cage le quedaba como guante a Vin Diesel. Porque era más joven, porque era más serio, y porque la película le demandaba ser un personaje. Ele regreso de Xander Cage lo presenta sin ninguna característica que vaya más allá de ser extremo. En esta oportunidad no puede ni hablar, reemplazando los diálogos habituales con frases hechas o lineas que pretenden ser chistes. Eso dificulta la búsqueda de una personalidad en Cage, quien debería ser el mayor punto de venta del proyecto. Sinceramente, quien se esfuerza por vender el film es Donnie Yen. Interpretando a Xiang, el actor chino presta su completa fisicalidad y carisma a un proyecto que no lo merece, y con eso sobrepasa a todo lo demás. Parece creíble con lo que hace, y a su vez protagoniza la única escena de acción relevante. El hecho de que sea él quien realiza los golpes hace la diferencia y la cámara puede filmarlo sin problema. Esto es vistoso por una razón; que el resto de la acción está centrada en efectos visuales notorios, una pésima edición y movimientos de cámara muy bruscos. Por más tonta que sea, una película como XXX merece acción que sirva de atracción principal, y ésta no la consigue a menos que Donnie Yen entre en escena.

Cuando tus personajes son presentados con tarjetas introductorias lamentables y poco graciosas, está claro que algo no anda bien. Especialmente cuando ni siquiera eso parece ser una constancia en el film. Es uno de los peores pasos de toda esta producción, consiguiendo que los hechos incoherentes y los diálogos llenos de “frases cool” sean algo predecible al comenzar con el pie izquierdo. Estar dispuesto a crear un entretenimiento exagerado pero entretenido es posible, solo que requiere trabajo. Eso es lo que XXX: Reactivado no comprende, que una cosa es decirlo y otra hacerlo. Son incontables los momentos en que todo es mediocre bajo conciencia, pero esa conciencia es ejecutada con extrema pereza. Y bajo el liderazgo de la pereza, lo tonto, bueno, se ve tonto.

2/10

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s