Crítica | La Chica del Tren (2016)

Tratándose de la adaptación de un bestseller, La Chica del Tren juega en contra de mucha presión y logra superarla, aunque su trama y protagonista exigen más que un solido thriller. 

chica-del-tren-critica-2

Con tanta expectativa a su alrededor, la adaptación de La Chica del Tren, el nuevo best-seller en el que Hollywood pone el ojo, propone otro evento difícil. Ese momento donde uno vuelve a ver como la literatura popular no se adapta a la pantalla grande, pero no por las razones equivocadas. No, La Chica del Tren no sufre por pésimo contenido como el caso de 50 Sombras de Grey o El Código DaVinci, sino que no logra mostrarse de forma realmente atractiva a los ojos de la cámara. Sin haber leído la novela en que se adapta, aun creo este film obedece a las reglas literarias en vez de aceptar el formato en que se presenta, lo cual lo detiene de ser el tipo de éxito que su libro logró sobre los estantes de las librerías. No obstante, aún hay suficiente material para crear un misterio competente y satisfactorio.

chica-del-tran-critica-infoEl relato de este bestseller escrito por Paula Hawkins es de misterio y crimen, y toma forma con una desaparición. Ese evento se vuelve una incógnita de varias aristas debido a la principal testigo y posible sospechosa, Rachel (Emily Blunt), la chica del tren en el título. Las preguntas afloran a su alrededor debido a su comportamiento e historial. Alcohólica y depresiva, Rachel viaja en el mismo tren todos los días, reflexionando sobre su propia vida y observando la de los demás a su paso. Esta conducta la lleva a obsesionarse con una pareja que resulta el centro de esa mencionada desaparición, lo que conduce a Rachel a una investigación personal y una lucha con su propio pasado y memoria.

Creo que esta narración salió del bestseller sin cambio alguno, porque hay mucho en La Chica del Tren que se siente como la lectura de una novela y no la experiencia de un film. Sea cierto uso de lenguaje audiovisual equivocado o una estructura algo novelesca, hay una frialdad en esta película que no pertenece a su a veces dura historia, sino que se adhiere a la forma en que se cuenta la misma. Son estos factores los que separan al relato de ser otra cinta tan memorable como recientes adaptaciones de bestsellers de este tipo como fueron La Chica del Dragón Tatuado y Perdida, ambas del habilidoso David Fincher.

Con Perdida en mente, siendo el obvio punto de comparación con La Chica del Tren, es sencillo apuntar momentos de potencial que reciben algo de frialdad o demasiada seriedad bajo el trato de Tate Taylor. El director de The Help hace un buen trabajo con ciertos aspectos, como el manejo de su elenco, pero es indudable que el género con el que juega no es el que le sienta más cómodo, viendo como las bases del misterio empiezan a perder interés o incluso se vuelven extremadamente obvias con sus respuestas. La mayor oportunidad perdida es con los personajes, tratándose de un set de seis protagonistas que merecen otro enfoque, para que el espectador los indague y les busque un lugar en este rompecabezas, aunque para ser justos, mucha de la culpa respecto a los personajes yace en el guion.

chica-del-tren-critica-3

Cuando hablo de todo lo que debería ser este thriller no significa que no haya nada para apreciar en él. De hecho, por sí misma, y sin demasiada presión, la película funciona como solido misterio encabezado por una protagonista y una actuación muy memorables. Aun con los problemas que encuentro en sus personajes, realmente admiro como el film logra mostrarlos bajo una sombra, como personas fallidas de alguna u otra forma. Por más que puedan llegar a aparentarlo, ninguno es perfecto, empezando por Rachel, quien es una guía de confianza cuestionable para nosotros. Rachel es lo mejor que tiene para ofrecer la adaptación, y gana mucho interés gracias su problema con la bebida y su incomoda forma de actuar y de autodestruirse. Sin duda se trata de una protagonista poco probable, pero aun así la película hace un buen trabajo de que quedemos cautivados con ella, principalmente gracias a una actuación magnifica por parte de Emily Blunt. La actriz, que demostró su potencial con Sicario hace un año, muestra más talento al interpretar a Rachel, encontrando en ella varios desafíos. Solo su voz es un indicador de eso, sonando irreconocible al escucharla cansada y devastada por el alcohol que su personaje toma durante más de un tercio de cinta.

Además de Blunt, el resto del elenco también es de enrome calidad, sin embargo, solo Rachel guarda un especial interés por fuera de lo que significan los personajes en el argumento. Muchos de ellos son solo simples tropiezos en la trama, y su participación nunca llega a un punto de interés para quien intenta encontrar algo más que las piezas del misterio. Por momentos, los personajes ni siquiera llegan a ser fragmentos de gran importancia, lo cual es un error debido al talento de los actores que los interpretan y la naturaleza del enigma que se ofrece.

Sin la obligación de ser de esa manera, La Chica del Tren apuesta por un público adulto y la adaptación que construye es bastante madura. Eso siempre es bienvenido y su aporte gana puntos solo por esa razón, trabajando con una historia bastante oscura y llena de elementos adultos. Esos factores son usados para hacer del asunto más duro y la mayor parte del tiempo se siente así, aunque es una pena que todo suene más infantil cuando el giro predecible entra en juego y la cinta pierde un poco su filo.

Sobre lo que debería ser, creo que el misterio y la trama de La Chica del Tren deberían ser más adictivos, aunque lo que enseña es suficiente como para mantener al espectador conectado y atento a como gira el argumento de forma competente. Por sí sola, la historia no llegaría lejos, pero uniéndonos a la Rachel de Emily Blunt es difícil desconectarse y una vez adentro, uno se deja llevar por el film esperando respuestas de calidad. Éstas no son nada perfecto, pero las mismas solo quedan en el aire cuando es hora de percatarse que, acordemente, La Chica del Tren trata principalmente sobre esa chica del tren y no la situación en donde se mete. Y eso hace que la experiencia valga bastante más que una obvia pregunta como ¿Quién lo hizo? Yo sé la respuesta, y la realidad es que Blunt y Rachel valen bastante más la pena.

6/10

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s