Entre la Luz y la Pantalla 2

La Agresión al Desnudo

No sé exactamente qué significa, de hecho, no creo que nadie lo sepa, pero en diversas ocasiones he oído la frase “cine al desnudo” para referirse o describir diversos fenómenos del ámbito cinematográfico.

Por una vez, encuentro una razón para usar este término en vez de soltar esas tres palabras con algún tipo de ingenio referente a una película en especial. En este caso no se trata de analizar un filme en detalle, sino que se trata de analizar la situación a la que muchos de ellos se enfrentan. Esa situación podría definirse, de manera literal además, como el cine al desnudo.

El cuerpo humano y sus distintas funciones son lo más natural que existe en nuestra vida. El mismo nos transporta, nos comunica y efectivamente, cumple con su función de envoltorio, el cual nos protege y nos deja experimentar el mundo. Sin embargo, en una sociedad en la que la realidad se ha vuelto ficción y la misma ficción no reconoce su lugar, nuestro envoltorio se lleva la peor parte en cuanto a respeto e importancia dentro del arte. Más acordemente, recibe un pesado golpe dentro del cine, donde los desnudos son catalogados como un tabú. Viendo el trato de los mismos y las reacciones que provoca la exposición, es justo decir que dentro del cine, el cuerpo humano ha perdido la naturalidad.

El cine deja caer el martillo sobre los desnudos en general, teniendo en cuenta el asunto de las calificaciones. Es lógico que las mismas existan, así como también tiene sentido que la industria las tenga en cuenta a la hora de hacer cine. Este acto le roba la naturalidad al cuerpo al evitar los desnudos y las relaciones sexuales en escena, pero aun así tiene sentido. Sin embargo, las cosas se complican cuando el cuerpo recibe censuras, y al mismo tiempo la violencia campa a sus anchas. Sí, ésta recibe sus reglas, pero resulta siniestro ver como cientos de valores desagradables se mantienen en pie sobre superproducciones celebradas, mientras el tema del sexo apenas toca la superficie de su comportamiento real. Aparentemente, una tonelada de balazos no equivale al terror y atrevimiento que conlleva incluir un seno en una película pensada para un público amplio.

Julio Montero Díaz, un experto en comunicación social, proveniente de la UNIR en España, le acredita esta situación al pasado. El sostiene que “la representación de la violencia en el cine de ficción, hasta los casos extremos que aquí se muestran, importó menos a la censura de los años setenta que la de los atributos sexuales femeninos o masculinos.”.  El mismo experto en el campo continúa a hacer referencia de que esto ocurría debido al realismo que el sexo recibía en la década de los 70. Éste es un punto de partida al problema, pero los hechos se tuercen todavía más cuando comparamos el entretenimiento de ayer con el de ahora.

anomalisa-columna-2

Una controversia reciente es la de la taquillera Titanic en 1997. Su calificación fue leve para el contenido con el que contaba. Leve mirándola con los ojos de ahora por supuesto. Lo cierto es que, en su respectivo estreno, la calificación no podría haber sido más acorde, pero hoy, la cosa cambia. Tan cuestionado como ese caso, también tenemos el de la animada Beowulf una década más tarde. En lo que concierne a ésta, la misma recibió una calificación extremadamente suave, la cual permitió que muchos jóvenes se expusieran a una violencia atroz simplemente por su forma animada. Lo más curioso del asunto fue que la calificación si fue debatida, pero todo comentario acabo refiriéndose a una delicada desnudez y no a aquello realmente preocupante.

Avanzando otra década después de esa última ilustración, se puede decir que las tablas de lo políticamente correcto son más o menos flexibles dependiendo del país y su respectiva forma de calificar un film. Ahora, centrándonos en el territorio que nos compete, la labor realizada por el INAU resulta algo preocupante. Cada mes aparece algún tipo de calificación errónea, en la que las razones no siempre están a la vista. No siempre por contenido sexual obviamente, sin embargo, ejemplos reciente como Anomalisa, lo nuevo de Charlie Kaufaman y La Chica Danesa de Tom Hooper. Dichas cintas recibieron una de las calificaciones más altas, una entrada prohibida a menores de 15 años. Algo discutible de seguro.

Las calificaciones locales carecen de razones escritas, pero los motivos son bien claros. Aun siendo animada (algo que suele indicar que el film es para todo público), Anomalisa cuenta con material sexual alto, aunque el mismo a la vez es extremadamente humano. Tratándose de una película protagonizada por simples marionetas, me cuesta ver la razón por la que algo tan genuino y real debería ser apta solo para mayores de 15 años. El enseñar un poco de contenido realista y genuino no sería una mala lección para alguien más joven, por no decir que no está del todo bien que se les prive de ver la genialidad de la misma película.  Por otro lado, La Chica Danesa solo es culpable de mostrar el cuerpo humano en un par de escenas. Sin demasiada importancia, ya que su uso del mismo va más allá de una escena sexual. Francamente, el problema con el film no refiere tanto a un contenido adulto, sino que la cinta en sí no logra acercarse a su potencial.

Dentro del extraño trato que recibe la desnudez y las relaciones sexuales en comparación con la violencia, que muchas veces tiene un trato más justo, simplemente estoy preocupado por el posible manejo de la situación una década más adelante. Bien podríamos terminar con una sociedad que entienda a la violencia como algo común o natural. De hecho la propia sociedad asiste en el proceso, ya que la violencia es una parte latente de la misma. Eso último ya no le incumbe al cine, pero no significa que debamos agredir al hombre y a su naturaleza y no representarlo en el arte como es debido.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s