Crítica | Los Huéspedes (2015)

the-visit-critica

Si alguna vez admiraste al cineasta M. Night Shyamalan, autor de obras como Sexto Sentido, El Protegido y Señales, entonces probablemente también comenzaste a odiar su trabajo en algún momento. No por La Dama del Agua o El Fin de los Tiempos (que también), sino por vender su capacidad como autor y presentar superproducciones insulsas que claramente él no sabía cómo dirigir, o simplemente no tenía deseo por realizarlas en un principio.

the-visit-infoSea como sea, tras experimentar el peor descenso de un director en tiempo reciente, y persistir con el mismo, Shyamalan parece haber aprendido su lección. En vez de continuar con una travesía por el cine taquillero, el cual no comprende, el director y guionista presenta otra pequeña pieza de terror con su mejor habilidad: presentar algo inesperado. No es nada deslumbrante en el caso de The Visit, un thriller de hogar independiente, pero si se aleja a lo tradicional del terror y además le da un giro al mismo. El cineasta juega con la realidad, con la comedia y con el subgénero foud-footage en un solo paquete que afortunadamente no se le escapa de las manos.

Enmarcada como un documental realizado por jóvenes, Los Huéspedes se centra en la aventura de dos hermanos, Becca (Olivia DeJonge) y Tyler (Ed Oxenbould) en su primera visita a sus abuelos. Debido a problemas familiares, ambos hermanos nunca han visto a sus respectivos abuelos, sin embargo, su madre aprueba esta visita para que por fin los conozcan. Por supuesto, el entusiasmo de los niños evita que se asusten de ciertas cosas que descubren de sus parientes desconocidos, sin embargo, las cosas se salen de control. Con la regla de no abandonar su habitación pasadas las nueve de la noche, los dos hermanos vivirán una semana singular que podría convertirse en la primera y última visita a sus abuelos. O bien podría tratarse de la última visita de sus vidas.

No es por no valorar la habilidad de Shyamalan, pero The Visit demuestra que sus propias ideas, guiadas por poca ambición, son lo que más controla. Y cuando él está en control de todo en escena, inclusive otro de sus tradicionales giros, las cosas funcionan demasiado bien. Entre un genuino interés por ver la forma en que se desatan los hechos de proveniencia incierta y la sorpresa al descubrir que Shyamalan puede ser gracioso si así lo desea, la cinta es un ejercicio ideal de medianoche. Aquel cuyos sustos y risas llegan en buenas dosis siempre y cuando uno esté dispuesto a jugar con la película.

Desde el inicio, estamos obligados a seguir a dos jóvenes no muy singulares, pero si bien intencionados juzgando la habilidad de Tyler para la comedia y la importancia que Becca le da a su familia. A medida que las cosas se ponen más curiosas con sus abuelos, la cinta ofrece sustos que principalmente funcionan bajo el misterio al que se exponen los niños. El comportamiento extraño empeora y con éste también la comedia intencional.  Ciertos momentos tensos se tornan en carcajadas cuando el film hace las cosas bien, y las hace seguido. De hecho, hasta debería sacarme el sombrero ante Shyamalan por proporcionar una de las escenas o frases más hilarantes que han pasado por el cine este año.

Además de contar con un giro lógico narrativamente hablando, el gran giro del asunto sigue siendo el ver a un autor volviendo a ser medianamente ingenioso. No revoluciona el terror como lo hizo en sus mejores días, pero sí entra en dicho genero gastado y trabaja bien los elementos que una y otra vez fallan en películas similares. Sin ir más lejos, el efecto de cámara en mano tiene un propósito en esta oportunidad, y en verdad aporta a la intención de que veamos todo con un par de ojos infantiles Si, probablemente hubiera funcionado de la misma forma manteniendo los factores del cine corriente, pero ver este recurso en acción y con la sensación de haberlo elegido por algo más que un presupuesto bajo, entusiasma. Conforme el film avanza y las tomas usan ángulos reales, The Visit nos explica que el género del found-footage aún podría tener vida si hay alguien dispuesto a dársela.

Si nos referimos al terror que nos dejó el 2015, es obvio que muchas miradas se dirigirán a It Follows como la obvia ganadora, de hecho, para mí también lo es. Pero, dentro de los continuos tropiezos convencionales a los que se enfrenta el género, no cabe duda que el regreso de Shyamalan ofrece frescura al mismo. Por supuesto, la capacidad de The Visit se eleva dentro de una mala temporada y un curriculum manchado por parte de su autor, pero no por eso carece de méritos.

Tratándose de una película de ambiciones sencillas, no puedo decir que M. Night Shyamalan, quien alguna vez fue llamado maestro, haya regresado. Porque es probable que nunca vuelva a donde supo estar. Pero dentro de lo que podríamos esperar de alguien perdido, Los Huéspedes es una grata sorpresa; que aun siendo ligera, es un grato segundo giro en la carrera de su director.

7/10

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s