Crítica | Home: No Hay Lugar como el Hogar (2015)

home-critica (2)

No es ninguna novedad que Dramworks Animation ha vivido bajo la sombra de otros estudios de animación, ya sea Pixar, Disney o Aardman. No obstante, dicha rivalidad nunca existió desde un punto de vista competitivo en la taquilla, sino que Dreamworks ha lucido una filmografía de carácter menor. Porque existen las brillantes Como Entrenar a Tu Dragón y Shrek, pero también hemos tenido El Espanta Tiburones, Bee Movie y ahora Home: No Hay Lugar como el Hogar.

Por más que automáticamente se una a lo peor de Dreamworks, Home no se comporta de forma exagerada para agradar al público infantil. Ese siempre fue un problema latente en muchos de sus proyectos pasados, pero en esta oportunidad, hablamos de un fracaso peculiar para el estudio. Uno encadenado a una idea corriente con una ejecución aun peor.

Dreamworks suele traer un juego decente a todas sus historias. Aun con una mediocre, el tiempo y la disposición a crear esencia o carisma parece notarse. La escasa concentración para siquiera intentar eso, es lo primero que choca de Home, tratándose de una idea sin desarrollar, llena de personajes extremadamente simples. Y no me refiero solo a sus diseños…

La película nos suelta en su mundo con agilidad, proporcionándonos la introducción de los Boov, una raza extraterrestre bastante particular. Su característica esta en su comportamiento ante cualquier tipo de amenaza. En vez de recurrir al estereotipo de ser alienígenas hostiles, los Boov son expertos en escapar del peligro, dispuestos a correr de cualquier problema, sin perder ni una pizca de dignidad. Esa actitud los lleva a nuestro planeta, eligiéndolo como escondite de sus jurados enemigos.

Tras invadir la Tierra y enviar a los humanos a un solo rincón de ella, un Boov especifico pone el plan de su raza en problemas. Oh, el Boov más problemático y alegre de toda la especie, revela por accidente su ubicación, poniendo a los asustados alienígenas en la mira una vez más. Así es como Oh se convierte en el ser más buscado de la Tierra. Un fugitivo que surca el mundo en busca de corregir su error, acompañado por Tip, una humana tras la pista de su madre.

El argumento activa una aventura a contrarreloj cuyo desarrollo pasa de predecible a poco cómico. A no ser por una específica secuencia, la falta de imaginación en Home es su única constante. Golpeándonos con sus ideas, las mismas ni siquiera están del todo explicadas y no está en su agenda el intentar desarrollarlas. Pero la falta de imaginación no acaba ahí. No hay más que ver al líder de los Boov, quien se comporta exactamente igual que el Rey Julien de Madagascar, para notar la pereza en el desarrollo. Y como imaginaran, ver a ese calco menor de otro personaje, es algo que se vuelve vergonzoso muy rápido.

La mayor iniciativa que muestra el film, es provocar risas a través de flashbacks, un tipo de chiste que Padre de Familia ha sabido aprovechar y exprimir al máximo. Pero en el caso de Home, los flashbacks no son suficientes como para volverse icónicos o medianamente graciosos. Por tan diferente que parezca, el recurso sigue siendo vago en ejecución, pensando que ha desaparecido solo para volver y darnos otro chiste que no funciona. La falta de humor en general se nota en la mano de todos los involucrados, sabiendo que lo que han creado no es del todo bueno. Es difícil notar eso en el cine animado. Pero ver como el ritmo se acelera, el humor desciende y el argumento se estanca tras el desenlace, es algo que deja el mensaje claro: nunca hubo demasiado interés en esta adaptación de “The True Meaning of Smekday” de Adam Rex. Un libro que a simple vista parece mucho más inspirado.

Utilizando un diseño visual centrado en personajes de facciones simples y caras redondas, el encanto visual también se queda atrás, parándose junto a un legado de 17 años lleno de animaciones competentes. Excepto por su vestimenta, los Boov son demasiado similares. Algo que funcionaria, sabiendo que dicha raza extraterrestre pretende ser corriente y aburrida. Ahora, sobre personalidades, Oh no es el único diferente, y escuchar que todos los Boov deberían ser iguales, es frustrante. Y es exactamente así como el simple universo de la cinta se viene abajo y ni siquiera puede justificar su monótona animación.

Odiaría dejar de lado los escasos momentos en que Home al menos intenta quedar en nuestra memoria. En efecto, aunque solo sea en el diseño y en los objetivos de los antagonistas, la cinta por lo menos nos deja con un buen gusto llegando al final. Pero por supuesto, eso dura poco, encontrándonos con un trillado baile por parte de los protagonistas al mismo filo de los créditos. Esa última, es solo una de muchas señales que sugieren la escasa inspiración de Home, una de las películas que abre el calendario de cine animado en 2015, y que deja un muy mal sabor para empezar el año.

3/10

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s