Crítica | Francotirador (2015)

No es de ninguna manera justo. Pero es imposible no mencionar las recientes, e inesperadas, nominaciones al Oscar que recibió American Sniper, a la hora de valorar su calidad. Soy capaz de separar este hecho del film, pero fácilmente puedo resumir mi opinión aprovechando la situación en la que se introduce. Lo diré entonces, Francotirador no debería estar nominada a Mejor Película ni en esta ceremonia, ni en ninguna otra.

La cinta narra la historia real de Chris Kyle, el hombre nombrado el francotirador más letal de América, con más de 160 muertes confirmadas y cuatro visitas a Irak. Esto es lo que American Sniper impregna en pantalla durante 135 minutos. Barajándolo con la vida familiar del soldado entre problemas maritales y oscuros recuerdos de la guerra.

Introduciéndolo de esa manera, Chris Kyle es alguien fascinante. Una persona con cientos de ángulos para discutir con determinación. Esos ángulos podrán estar sugeridos, pero este biopic se preocupa bastante más por explorar las misiones de Kyle y el drama familiar en su casa, antes de estudiar a la verdadera persona. Un individuo que merece que su historia sea contada con propiedad, ya sea desde un punto de vista heroico o conflictivo.

Abordando lo que funciona, y lo que al menos aguanta los cimientos del film, Bradley Cooper deja todo en la piel de Kyle. No solo eso, él claramente cree en el proyecto, y su esfuerzo va más allá de subir considerablemente de peso para verse similar al protagonista. El trabajo se nota en su rostro. Cada vez que Cooper mira a través de su rifle, la paciencia y la facilidad para asesinar son inconfundibles en sus ojos. Eso es alguien comprometido, dado que, en sí, el personaje de Kyle (como está escrito en esta oportunidad) no le ofrece a Cooper demasiado para lucirse. El papel aún requiere cierta fuerza y concentración. Sin ir más lejos, él nunca abandona el acento tejano y su actuación frente a un bebe completamente falso es de alguien absolutamente inmerso. Pero bueno, eso último necesita un análisis por sí mismo. El caso es, Cooper lo da todo en el film, lástima que los demás no le sean muy fieles.

Con eso último, no me refiero al resto de las actuaciones. Francotirador es un film altamente conflictivo y algo mediocre por sí mismo. Aprovechando el hecho de que se divide en dos películas completamente diferentes, porque no empezar por la primera. La misma trata sobre el drama que Chris Kyle debe enfrentar cuando abandona la tierra hostil en Irak y vuelve a su hogar. Ese ambiente es igual de complejo para un hombre tan patriota y tan preocupado por el bienestar de los soldados en el campo de batalla. Si él no está ahí detrás de un rifle, ¿Quién defenderá a sus compañeros? Es una reflexión interesante y más que explotable, el problema es que la misma es apenas mencionada, intercambiándola por un melodrama tradicional con su esposa, interpretada por Sienna Miller. Entiendo los conflictos, obviamente deben formar parte de una persona como esta, pero no se trata de enfrentarlos con unas patéticas escenas en las que Kyle siente el peligro de la guerra en situaciones cotidianas. Bueno, o eso, o las múltiples secuencias en las que discute con su esposa por querer volver a Irak. Cuatro misiones, lo que resulta en al menos cuatro escenas en las que Cooper y Miller discuten de lo mismo.

Ese melodrama no tiene salvación ni interés, y perdiendo el control de ese punto esencial en la historia de Chris Kyle, el resto tampoco es capaz de sostenerse. Es evidente que Clint Eastwood está muy interesado en los eventos de Irak. Ciertamente, son la base de la narración, pero los mismos son similares a una película de acción más que a un drama. Por más que Bradley Cooper mantenga el nivel de su actuación, la misma está en medio de tiroteos y ocasionales momentos de crudeza bélica. Es decir, la misma es desperdiciada.

Las cosas no terminan ahí. Por más que la película ubicada en Irak sea mejor que la que vemos cada vez que Kyle vuelve a casa, no hay escapatoria a los problemas obvios en la estadía de este hombre en la guerra. Es un tiempo de dolor, de conflicto. Pero desde el primer minuto, Eastwood decide hacer de su personaje un completo héroe, y el espectador queda de manos atadas a la espera de algo mejor. Esta persona estaba sirviendo a su país, y no cuesta demasiado cuestionar la facilidad con la que él realiza su trabajo. Chris Kyle es un héroe de guerra, eso es indiscutible, pero que fascinante seria analizar su valor y su efectividad. Eso debería ser lo primero en la mente de está equivocada nominada a Mejor Película. No es que eso tenga que ver con su calidad, pero si por algo va a ser recordado de este film, es por su errónea mención entre un grupo de nominados mucho más que competente.

Viendo como Eastwood convierte a Bradley Cooper en un héroe de acción en vez de un héroe de guerra, es casi apropiado que el simple guion de Jason Hall presente villanos. No pretendo cuestionar los hechos reales de esta guerra, pero cuando el francotirador rival es introducido, las cosas se vuelven ridículas. Se trata del antagonista más vago. Un personaje le dice a otro que el bando contrario cuenta con un tirador olímpico, por lo que uno sabe que lo vera en algún momento. Ahora, que la aparición del mismo tenga que sumar una tonta escena en la que el asesino recibe su objetivo y la cámara se enfoca en un cuadro de él en las olimpiadas, es inconcebible. Un cine dramático no puede confiar tan poco en sus espectadores, y el biopic de un hombre que lo merece termina pareciéndose más a Green Zone de Paul Greengrass (una cinta con mejor acción) que a The Hurt Locker de Kathryn Bigelow. Pueden preguntarle a Eastwood a cuál de esas quería parecerse cuando filmo American Sniper, les aseguro que la respuesta no quedara reflejada en pantalla…

El montaje, que tiene sus decisiones cuestionables, salta del drama a la acción una y otra vez. En medio de la segunda o tercera misión, uno pierde la fe en el proyecto. Habiendo visto lo que Cooper es capaz de hacer y repitiendo los mismos movimientos, la formula “Misión, Peligro, Llamada de esposa, Melodrama“ agota toda paciencia. Dejémoslo en manos de la conclusión para saber que el film carece del valor necesario para honorar a su protagonista, y no hay más que exigir. Si algo aprendí de Chris Kyle en American Sniper, es que sus hazañas tienen un lugar en la pantalla grande, sin embargo, la película no las trata como es debido. Evitando todo el realismo en ellas y abandonando las discusiones que podrían emerger de un trato justo con sus temas, Francotirador es un biopic apenas regular.

4/10

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s