Crítica | La Familia Bélier (2014)

Intentaría señalar una escena en particular, pero lo cierto es que desde su armónica introducción al ritmo de música y paisajes franceses, uno sabe que La Familia Bélier pretende ser una de esas películas feel-good. La cantidad perfecta de drama, una buena dosis de comedia, y un relato capaz de llegar al corazón de cualquiera al elegir bien su trama. Su proceso y tono es casi como hacer trampa. Pero lo importante es que dicho desarrollo funciona. Por supuesto que funciona…

Como el titulo obviamente indica, la cinta nos presenta a la familia Bélier, formada por Rodolphe (François Damiens), Gigi (Karin Viard), y sus dos hijos, Quentin (Luc Gelberg) y Paula (Louane Emera). Igual de imaginable, los Bélier no son como cualquier otra familia en su comunidad, enterándonos así de que tres de sus miembros son sordos. Siendo la única capaz de comunicarse con el resto del mundo, Paula es quien traduce la palabra de su peculiar y cariñosa familia. Ayudando a sacar adelante el negocio familiar dentro de la granja en la que vive, la vida de Paula está dedicada a los suyos, viendo como ellos se vuelven algo dependientes de ella.

Trabajando el contraste de vivir con una familia incapaz de oír, el film tira el velo de lo que podría ser la vida de Paula, viéndola descubrir su capacidad para el canto. Uniéndose a un coro, la vida de la joven Bélier empieza a mostrar mucha promesa, pero esa promesa significaría dejar de asistir a su querida familia.

El saber que la película me gustaría conociendo a los miembros de la familia Bélier fue una sensación de alivio durante la completa duración. Consiguiendo que baje cualquier guardia y dispuesto a sonreír con la tierna historia, el cine en La Familia Bélier es básico y seguro en busca de su cometido. Habiendo visto ésta y muchas cintas similares, nadie dudaría por un segundo acerca de la ternura de su corazón. Analizándolo, los Bélier tienen una cantidad justa de comedia y drama en sus conversaciones y problemas diarios. Y esta película, que lleva su nombre, carga con el mismo balance.

De ir detrás de algún factor que escape a los esperables encantos de este cine francés. Son las actuaciones las que elevan un material completamente acorde. No hay forma de evaluar la cinta sin mencionar el compromiso de Louane Emera como Paula Bélier. Sin haber actuado antes, y ganándose el papel gracias a su espectacular voz, ella es el alma de la cinta. Créanme, podría haberme desconectado de todo a medida que repetía por décima vez la misma canción, pero su interpretación y su voz son así de cautivadoras. Su versión de “Je Vole” de Michel Sardou, es verdaderamente espectacular. Al punto en que saltearse la película es una posibilidad, pero no escuchar esa melodía no. (Pueden oírla debajo).

El resto del elenco esta tan concentrado como Emera, pero por tanto carisma que puedan ofrecer  los talentosos François Damiens y Karin Viard, ninguno debe cargar con el peso del film por sí mismo. Así es que pensando en Paula Bélier y la actriz que la interpreta, La Familia Bélier tiene su cuota de prestigio. Esa calidad y ese relato cálido cierran el asunto en algo tan armónico como la voz de la protagonista. Las idas y vueltas estarán claras desde el principio, pero, la sonrisa en el final, también.

6/10

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s