De Peor a Mejor | Las Películas de David Fincher

Por más que no sea perfecta, la filmografía de David Fincher convierte al director en uno de mis preferidos, barajando trabajos excelentes en los que su mano es esencial. En honor a su décimo film, que llega a los cines de todo el mundo este fin de semana, es el mejor momento para calificar y ordenar los largometrajes de este fascinante cineasta.

Desde Alien 3 a Pérdida, este es mi orden.

10. Alien 3 (1992)

Creo que no ha sido solo una ocasión, en la que el mismo David Fincher declaro que Alien 3 no formaba parte de su filmografía, por más que haya sido su primer largometraje, luego de realizar pilas y pilas de reconocidos videos musicales.

En cierta manera, entiendo lo que dice, al creer que el estudio que lo contrato le puso incontables frenos, alejándolo de los procesos elementales para un director tras terminar las filmaciones. Es un caso bastante entendible, hemos visto a cientos de directores ser contratados como marionetas, para hacer exactamente lo que el estudio desee. Esto suele eliminar cualquier proceso artístico con potencial, y por más que esta tercera entrega tenga algún que otro momento, sigue sin ser memorable.

De alguna forma, Alien 3 no solo se siente como algo que el director no haría, sino que es sencillo percibir en ella las convencionalidades de una secuela de Hollywood. Una cuyo único logra ha sido manchar la reputación de un excelente cineasta.

Como nota adicional, al resultado tampoco le ayuda contar con dos predecesoras tan geniales como Alien y Aliens. Pero tampoco es una excusa.

9. La Habitación del Pánico (2002)

Entre las 10 películas listadas, ésta es una de las pocas que tuve que repetir, recordando prácticamente nada de la misma. Con razón en realidad, tratándose de un thriller solamente intrigante, que eleva su calidad gracias a su dirección.

Panic Room es un film de invasión a una casa que no resalta por sus sustos o suspenso, sino por su trabajo técnico. Desde su sola introducción, está claro que no hablamos de un producto de pasillo de videoclub, y una vez que admiramos una vertiginosa toma continúa pocos minutos más adelante, sabemos que estamos viendo algo de respetable calidad. No obstante, por más que le echen todo el brillo posible, ni siquiera Fincher puede escapar a los parámetros que le ofrece esta historia, siendo algo simple y funcional, pero nunca trascendente.

Si se la compara con toda la filmografía expuesta a continuación, La Habitación del Pánico es solo un proyecto divertido, en el que su director decidió invertir algunas semanas de esfuerzo. Diría que todo su equipo debe haber disfrutado experimentando en este ambiente cerrado. El resultado, es igual de entretenido.

8. El Juego (1997)

Los finales son una clave en todos los films de David Fincher, principalmente porque suelen ser algo magnifico, se trate de un giro o solo un buen cierre. Ahora, si pienso en The Game, creo que nadie podría soltar dos palabras sin referirse a la decepcionante forma en que la película termina.

Por otro lado, que acabe decepcionando en sus últimos minutos, es algo acreditable al potencial que el film luce durante el rompecabezas que abarca la mayor parte de la duración. Michael Douglas y Sean Penn hacen un gran trabajo por mantener el hilo, y saber que el mismo se mantiene intacto durante tanto tiempo es reconfortante, por más que sus últimos minutos no consigan igual el valor de su promesa.

A su vez, debo decir, esa conclusión tan decepcionante, es también algo valiente si me preguntan.

7. El Curioso Caso de Benjamin Button (2008)

Donde Forrest Gump era una travesía fantástica sin razón alguna, El Curioso Caso de Benjamin Button tiene todo el derecho a resultar fantasiosa (Si, son cintas similares), debido a su promesa. Dicho eso, esta extensa historia mantiene sus ojos en la realidad, al describir una vida entera de alguien peculiar, desde su nacimiento hasta su muerte.

Tenemos a nuestra disposición un personaje que nace viejo y por el resto de su vida, se vuelve más joven cada día. En vez de caer en la magia de esa premisa, la cinta es una hermosa historia de vida, aprendizaje y tiempo, cuyos pasos nos ayudan a recordar la importancia de un solo instante. De cómo uno podría cambiar nuestras vidas, y otro ser el momento más importante de estas.

Con dos grandes interpretaciones de Brad Pitt y Cate Blanchett, Benjamin Button se gradúa como algo clave en la filmografía de Fincher. De alguna forma, el director siempre ha vivido en cierta casilla asociada con crímenes oscuros. Este film se mueve lo más lejos posible de ese casillero, y aun despide talento por montones.

6. Zodiaco (2007)

Por más que se trate de un caso de homicidios más en esta lista, Zodiaco no es lo que parece, viniendo de este cineasta.

Un duro y desesperante biopic es lo que faltaba en esta filmografía, incluso si cuenta con algunos conflictos, sus saltos de tiempo por ejemplo. Zodiac se comunica con su director para proporcionar buen drama sin olvidar los aspectos completamente siniestros y deprimentes en la historia real de Zodiaco, un asesino serial cuya fama excedió todo tipo de límites mientras aterrorizaba a todo California.

Si bien su conclusión es esencial, la obsesión es la clave de la cinta. Aún recuerdo la frase por encima de sus afiches, “hay más de una forma de perder tu vida en manos de un asesino”, y la misma es acertada, retratando los horrores cometidos por este asesino y de un par de vidas desperdiciadas tras la pista del criminal. Podrá resultar algo densa y durar unos 150 minutos, pero este drama se gana cada uno de ellos.

5. Perdida (2014)

Han pasado solo 5 días desde que vi Gone Girl, película que debuta esta semana en los cines de todo el mundo. Con eso en mente, estoy sorprendido de que tan alto debuta en mi ranking. Conforme pasan los días, la cinta me resulta más interesante y amplia, implicada en todo tipo de temas que se desprenden de su misterio.

Con múltiples razones para recomendarla, lo que más me convence en este relato es la versatilidad que muestra Fincher, afrontando todo lo que es capaz de ligarse a la retorcida desaparición de una mujer. El humor negro, los continuos y viables giros, el enfoque periodístico, la tétrica forma en que concluye; estoy hablando de una película multifuncional. Una que siempre consigue ser notable e inesperada.

Dejen que se asiente un poco más en mi cabeza, que reciba una segunda mirada, y Perdida podría comenzar a escalar algunos puestos en los próximos meses.

4. La Chica del Dragón Tatuado (2011)

Personalmente, interpreto esta adaptación de la novela de Stieg Larsson como algo magistral, tratándose del film más bello en la filmografía de Fincher. Con cuadros muy memorables y una duración de 160 minutos fácilmente repetible, este es un episodio de investigación atmosférico, que me ha envuelto en sus fríos rincones incontables veces.

Creo tener algún tipo de obsesión con la cinta, encontrándola demasiado atrapante y atractiva como para abandonarla una vez que empiezo. Viéndolos sobrevivir a un relato brutal, ambos protagonistas son dignos de seguir, y el interés en ellos se completa gracias al buen trabajo de Daniel Craig y la sobresaliente encarnación de Rooney Mara en el papel del título. Topándome con alguno de ellos en todas las escenas, realmente me cuesta despegarme de este film.

En comparación con la adaptación sueca, La Chica del Dragón Tatuado es extremadamente superior, empezando por ser una historia entera por sí misma. Una que completa un arco impensable en la primera versión. Donde la contraparte sueca solo se limita a cubrir con merito los fragmentos de su misterio, el trabajo de Fincher abarca mucho más, olvidando la investigación por un segundo para enfocarse en todos los hilos que llevan a los personajes hasta la misma. No sé qué puedo decir, a mi criterio eso es más interesante que una promesa de secuela.

3. Red Social (2010)

El trabajo detrás de la cámara sigue siendo elemental, las actuaciones brillantes, y las sensibilidades, bueno, mucho más acertadas de lo que esperaría en una película acerca de la más celebre y lucrativa red social. Pero, algo todavía más desprevenido es saber que un film acerca de Facebook cuente con un guion tan maravilloso como el de Red Social.

Fincher y el guionista Aaron Sorkin crean pura mágica con este trabajo. Una historia, no de Facebook, sino de traiciones y envidias, que poco a poco define a una generación; por más que aun desee hablar tan ingeniosamente como Sorkin sugiere.

La película también marca la primera participación de Trent Reznor y Atticus Ross en el mundo de Fincher, realizando excelentes bandas sonoras. Esto solo se puede definir como un plus, haciendo del ritmo algo aplastante. No existe una escena de más en este trabajo, y como el resto de los thrillers recientes en esta lista, el mismo es estimulante y adictivo.

2. Fight Club (1999)

La mítica regla ha sido quebrada incontables veces, y con razón. La primera regla del “Club de la Pelea” es: no hablar del “Club de la Pelea”. Y por más que los más adeptos queden en un pacto con este film (yo incluido), es imposible no querer hablar de este alocado y frenético viaje por la mente de un perturbado Edward Norton y un aún más desequilibrado Brad Pitt.

Su giro siempre ha sido la marca registrada de la cinta, pero admito que siempre he disfrutado más de este relato sabiendo sus secretos. Lejos de ser la más ingeniosa de las historias, el encanto de Fight Club es mayormente visual, combinando excelente dirección con inventivos efectos visuales para enseñarnos su demencia. Por ello, que aún no se sienta anticuada hoy en día, demuestra la importancia que tiene, y que tendrá este clásico en el futuro.

1. Se7en (1995)

Nunca voy a olvidarme de la primera vez que vi Se7en. Nunca. Por algo se trata del indiscutible subrayado en la filmografía de David Fincher. Con enorme realismo e ingenio sobre su depravación, todavía pienso que todo este misterio equivale a una mirada cara a cara con el diablo. Nada es más siniestro que este film.

Más allá de la maldad escondida en cada rincón, la misma cuenta con un cuidado bestial. Desde el segundo en que la tétrica introducción entra en pantalla, acompañada de esa imborrable música, no hay vuelta atrás. Nos mantiene atentos con cada homicidio relacionado con los siete pecados capitales, y seguimos la investigación de cerca, pero todavía queda algo que creo imposible de anticipar. Es así como Se7en se gradúa como el trabajo más impredecible de su director, al lucir no solo un broche de oro, sino una de las mejores conclusiones en la historia del cine.

El año que viene se cumplen 20 años desde su estreno. No sería extraño que acabe analizándola en detalle para entonces. Una cosa es segura, se lo merece.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s