CRÍTICA | ZANAHORIA (2014)

zanahoria-critica (2)

Disfrazada de thriller y por poco comportándose como uno, la nueva película de Enrique Buchichio, Zanahoria, es un caso complejo de cine nacional. En lo que concierne a su calidad, ciertamente estamos ante un producto cuidado y perfectamente defendible, que vuelve a reforzar la situación actual del séptimo arte producido en Uruguay. Sin embargo, los problemas están ahí, y estos provienen de sus cimientos. Mientras vemos a este decente thriller levantarse, es imposible no pensar en lo que hubiera sido, o lo que queríamos que fuese en un principio. Así entra en juego la pregunta más problemática: ¿Valió la pena contar esta historia?

Desarrollándose al borde de las elecciones de 2004, la cinta cuenta una anécdota real, de carácter desapercibido frente a la escala de aquel año electoral. Alfredo (Abel Tripaldi) y Jorge (Martín Rodríguez), un par de periodistas de un semanario en ascenso, se enfrentan al momento de sus carreras, pudiendo sacar a la luz los trapos más sucios de la historia nacional. Videos, datos, verdades; todo acerca de la dictadura que se vivió en Uruguay, material imposible y a la vez peligroso.

Dándoles esperanza de poder hacer justicia, Alfredo y Jorge comienzan a negociar con Walter (César Troncoso), un individuo sombrío y cuidadoso que específicamente les presenta esta oferta. Todo el material y ningún costo, el sueño de cualquier periodista. Pero a medida que conocen a Walter, ambos protagonistas descubren que habrá que invertir algo a cambio de esta invaluable y perdida información. Olvidando sus obligaciones en un momento crucial como son las elecciones, tanto Alfredo como Jorge podrían poner en riesgo su trabajo, y quizá su vida.

Todo lo explicado, suena como el thriller político ideal para ser llevado a cabo en nuestro país. Los datos encajan y los personajes son aptos, pero, si bien se trata de una historia real, Zanahoria aun suena como una farsa de lo presentado una vez que concluye. Cerrando sus paredes y creando un film más que nada apuntado a uruguayos, es fácil creer que hemos sido algo engañados ante la verdad que esta historia tiene consigo. No estamos acostumbrados a este tipo de suspenso dentro de nuestro cine, por lo que ver que el mismo se derrumbe, es decepcionante. Sin embargo ni el guion de Buchichio ni su dirección, tienen la culpa. Su actitud es la correcta. Lo que decide contar con ella, ese es otro caso.
zanahoria-critica (3)

Si fuera a dudar de algo en esta historia genuina, la conclusión no sería uno de esos elementos. Aunque, está claro que el último acto consigue que la misma acabe con su promesa. Eso no desecha la forma en que cuenta el relato, defendiendo el talento que Buchichio trae bajo el brazo. Quedándome con los factores de un thriller político, los tres o cuatro personajes esenciales se mueven bien por el pequeño tablero. Un par de momentos de tensión, imágenes sospechosas, mentiras. Todos estos fragmentos hacen al rompecabezas apreciable, y con sus pies en la tierra. Sería fácil perder los papeles, comenzar con interminables miradas engañosas y percusiones que no deberían estar ahí. En vez de eso, el guion juega con la sola paranoia de sus protagonistas, la cual no consigue asustarlos del todo. Ese es un factor esencial. Viva prueba de que el cineasta moviendo las piezas, confía plenamente en el material.

No sé cuántas personas habrán sido mencionadas en el artículo que acabo revelando esta historia, sin embargo, podría estar seguro que no fueron demasiadas. Seguramente se trataría de establecer solo lo esencial. Después de todo, un artículo tiene limitaciones. Ampliando los renglones y presentando una cinta de 100 minutos, los involucrados si son dignos de seguir, pero Buchichio aún debe crear personajes complementarios, y el resultado no es bueno. Es decir, no es normal que me topé con personajes tan inverosímiles como los roles femeninos en Zanahoria. Tomando parte de la historia como intereses románticos, tanto actuales como antiguos, los mismos son completamente desechables. Debe haber unos 10 minutos invertidos en ellos, y ese tiempo podría haber sido mejor utilizado. Ya sea para rematar su final, o para darnos más de Néstor Guzzini, quien vuelve a ser memorable personificando al editor del semanario.

Quizá la película trate de una constante ironía por parte de Buchichio, especialmente por su título, que solo se vuelve más cómico conforme llegamos al final de la cinta. La palabra “Zanahoria” tiene unos cuantos significados. Además de verse extraña por sí sola encima de los afiches, también se relaciona con la actitud de un par de peones en este juego. De cualquier manera, si se tratara de un elaborado chiste, no pegaría con el tono que es introducido en este trabajo; un tono completamente serio. Sabiendo las verdades de la historia, el mismo se siente errado. Está claro que pretende ser un drama bastante formal, ya que ni siquiera los pocos incisos con humor funcionan. De haber girado este relato patas arriba, o bien mostrarlo como lo trataran algunos espectadores, sería una historia diferente. ¿Más difícil de lograr? Seguro, pero mucho más valiente en su concepción, teniendo en cuenta que la dictadura no es ningún chiste.

Con un par de cuadros bellos, Zanahoria aún se destaca por ser sobria en su presentación y más que decente en el manejo de sus ritmos. Por otro lado, la paciencia invertida en ellos si se lleva la peor parte del asunto. Aun me cuesta encontrar una verdadera razón para perseguir un relato como este, pero eso sigue sin quitarle el esfuerzo y el buen trabajo que todos los involucrados demuestran al hacer de este proyecto una realidad. Es una positiva adición al catálogo de cine nacional, si bien pudo haber cometido una mejor hazaña. Al final del día solo se trata de una pequeña decepción, ya que al menos evita engañarnos. En dicho caso, eso si hubiera resultado irónico…

5

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s