CRÍTICA | 12 HORAS PARA SOBREVIVIR (2014)

the-purge-anarchy-critica

Nunca había visto The Purge antes de adentrarme en su secuela, 12 Horas para Sobrevivir. Habiendo dicho eso, no aparento corregir dicha situación, y la razón es clara. El segundo asalto de este concepto tan intrigante, es absolutamente burdo y tonto, por no decir completamente ridículo, y saber que existe una pizca de cerebro en su argumento, es aún más triste.

Es esa noche otra vez. La noche en que los Estados Unidos del 2023 permite que todo crimen este permitido durante 12 horas. ¿El resultado? Una masacre en las calles de la que pocos quieren participar pero que muchos acaban involucrados. ¿La razón? Solucionar los problemas de violencia y criminalidad en las calles norteamericanas.

Ese es el plan de los “Nuevos Padres Fundadores”, una estrategia que parece haberle dado un genuino y productivo cambio a esta América, entendiendo que no es la primera instancia del nuevo “día festivo”. En vez de aferrarnos a las paredes de una sola vivienda, la visión del director y guionista, James DeMonaco, se vuelca sobre las calles para esta ocasión; y que panorama les espera a las mismas, a medida que dementes, psicópatas, e incluso individuos en busca del desahogo, arrasan con todo. Sin embargo, nuestra mirada se cruza con Frank Grillo (Capitán América y el Soldado del Invierno), quien interpreta a un hombre en busca de venganza, anhelando quitarle la vida aquel que se llevó la de su hijo en una purga pasada.

Como es de esperarse, este acontecimiento necesita víctimas, y en busca de una salvación en el mencionado purgatorio, cuatro personas al borde de la muerte se topan con la mano justiciera de aquel hombre solitario. Así es que los cinco se unen para sobrevivir a nada menos que 12 horas de caos, como el titulo traducido indica. Aunque, sobre dicha supervivencia, me cuesta comprender a quien se enfrenta este grupo de ciudadanos. ¿Qué es más amenazante, su propia estupidez o los asesinos sueltos?

The Purge: Anarchy baraja algunos de los personajes más incompetentes que he visto recientemente, haciendo que sus aspiraciones por creer en su argumento, se mantengan en ascuas. Esta historia, pretende ser una alegoría de algunas decisiones y situaciones actuales del gobierno estadounidense, pero a la vista está que su claro desorden no logra que el espectador piense demasiado en ello. El problema es que dicha audiencia no puede concentrarse en ese mensaje. Lo que se relaciona con la personificación del cáncer estadounidense a través de un hombre disparando una ametralladora disfrazado de carnicero…

No hay momentos que The Purge pueda ofrecerle a una alegoría, cuando esencialmente acaba siendo un capitulo en una franquicia de terror. O al menos esa era su idea. Realmente, Anarchy se asemeja más a una película de acción, viendo a un renegado haciendo justicia por las calles abandonadas. Pero que cinta de acción más cutre resulta, al contar con las secuencias propias de dicho género, pero los personajes dignos de la más baja calaña en el horror.

Las sensaciones prestadas, de por sí estúpidas y en el lugar equivocado, refieren al cansado estereotipo de hacer que sus protagonistas sean inútiles e insultantemente molestos. Si meditáramos aunque sea un segundo en este ridículo, pero creativo, concepto, podríamos creer en la realidad del mismo. Ahora, si debemos hacer ese esfuerzo, no es posible que las personas que nos llevan a través de él se vean tan despreocupadas por la situación en la que se han metido. Por otro lado, no han entrado a dichas situaciones por tontos, si bien uno pensaría que fue así. No hay cuidado, es perdonable pensarlo, al verlos tropezar y quedarse en el suelo durante 10 segundos, intentar ser humorísticos o incordiar a la única persona que quiere salvarlos. No se los ve demasiado alarmados…

Esa persona que intenta protegerlos en incontables ocasiones parece ser la única interesada en sobrevivir, además de no olvidar su objetivo para esta noche. En concreto, si algo logra The Purge: Anarchy es solidificar a Frank Grillo como líder de una cinta, haciendo que su anónimo personaje sea la única razón para mantener la vista en pantalla. Alejados de esa actuación, sus cuatro co-protagonistas resultan tan odiosos como sus papeles, y donde alguno se ganó algo de simpatía por mi parte, la misma se encarga de desaparecer antes de recordarnos que veremos más purgas en el futuro.

La conclusión si decide funcionar luego de unos duros 90 minutos, aunque sea parcialmente. Su mayor resultado es lucir al menos un par de escenas en las que no predecimos cada uno de sus pasos. Por más que realice algo completamente torpe con ello, al menos es medianamente interesante dentro del infierno que esta purga desata. No en pantalla, no, sino en la sala. Resultará sádico de mi parte, pero creo que una cinta de terror permite que me refiera al siguiente pensamiento: Hace tiempo que no deseo la muerte de tantos personajes. Eso debería resumir cualquier opinión que pueda ofrecer sobre esta mediocre y vaga cacería nocturna.

2

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s