CRÍTICA | EL PLANETA DE LOS SIMIOS: CONFRONTACIÓN (2014)

Apes

Hay cierto momento durante El Planeta de los Simios: Confrontación en el que la cámara se aferra a un tanque militar, y la misma comienza a girar al ritmo del cañón. Frente a ella, uno es capaz de ver el completo caos que este aislado film de ciencia ficción ha desatado, luego de jugar sus cartas con detenimiento e inteligencia. En ese solo instante, todos sus movimientos se armonizan y la anarquía entra en juego, solo para llevarnos a un quiebre aún más emocionante y estremecedor en el que es imposible desviar la mirada.

Tomando su argumento absolutamente en serio, el film retoma la revolución de los simios diez años después de Rise of the Planet of the Apes, sin antes servirnos una intensa introducción sobre el destino de la raza humana. Aparentemente, y como bien aprendíamos al final de la mencionada precuela, la reacción de los simios a aquel antídoto para el Alzheimer provoco un virus para nuestra especie, culpable de la “fiebre del simio”. Como consecuencia, durante estos diez años, esa amenaza consigue acabar con la mayor parte de la población humana.

La Tierra está vacía, si bien un par de pequeños poblados aún mantienen a la humanidad con vida. Sin embargo, en lo que alguna vez fue la ciudad de San Francisco, otro poblado parece convivir con nosotros. En las afueras, César (Andy Serkis) y su clan de simios, evolucionan, mientras el hombre se estanca en un mundo sin energía ni esperanza. Inevitablemente, ambas fuerzas se cruzan, y enfrentados al liderazgo de César, los humanos deberán considerar la guerra, dado que su sola presencia cambiara radicalmente las filas de los simios.

Debe ser mencionada la calidad de las secuelas que ha ofrecido el 2014, donde cada continuación se ha planteado construir por encima de su propio universo. Por eso no resulta tan extraordinario que  Dawn of the Planet of the Apes logre lo mismo manejando el talento que tiene a su disposición. Pero, que moldee sus ambiciones para invocar tanto inquietudes como notables emociones, eso me pone en deuda con el film; que tan sobresalientemente logra ser todo lo que este determinado despliegue debería ser.

El corazón de esta secuela está en la pura verdad de sus personajes, quienes nunca traicionan a sus principios o visiones de la realidad que les ha tocado. Con ello también me refiero a la gracia de los simios digitales, interpretados por unos cuantos actores talentosos. Ellos reviven a estas criaturas en cuerpo y alma, rescatándolos de ser solo burdos instrumentos virtuales. Lo que garantiza más compromiso por su parte, es el intelecto con el que se los acerca a estas criaturas. Ninguno se comporta más inteligente de lo que debería ni tampoco pierden sus instintos, pero aún abrazan su condición ficticia, comparando sus relaciones con las de los humanos. Solo el simple velo de una traición refuerza el concepto de la precuela original, y el mismo se vuelve incuestionable pasados sus primeros minutos.

Al frente de toda su especie, César vuelve a ser el fascinante subrayado de esta serie, gracias, ante todo lo demás, al talento de Andy Serkis debajo de su piel. No por esto el protagonista se proclama como maestro de sus hermanos, ya que es este simio quien se alza como alumno de la situación afrontada. El poder del intelecto le abre miles de puertas prácticamente inalcanzables, pero no todas están libres de sacrificios. ¿Quieren demostrar su inteligencia? Entonces es muy fácil lo que debe ser planteado, la tétrica actuación del ser humano. Ésta ha transcendido de generación en generación para nosotros, pero pronto es implantada en la mente de estos simios. Incluso César, quien tiene el poder de mirar más lejos, no es capaz de garantizar su visión alejada del sufrimiento, que poco a poco podría derivar en la autodestrucción de su pequeña civilización.
dawn-of-the-planet-of-the-apes-critica-2

El guion nos utiliza como puntos comparativos claros en las intenciones del film, aunque aún servimos de hilo conductor, contando con humanos bastante más desarrollados que los vistos en aquel relato inicial. Entre ellos, Jason Clarke es un excelente guía por los abandonados parámetros de la ciudad, negociando con los simios y poniendo en cuestionamiento las decisiones de su propia, y minúscula, sociedad. Esas preguntas son las mismas que hacen genuinos al resto de los humanos, y principales simios. En consecuencia, Gary Oldman también se hace con una memorable aparición llevando la importancia de ver a su raza con vida, a extremos magníficos, evitando a la vez el construir solo un robótico villano. Es un caso donde tanto guion como interpretación encuentran un balance ideal.

Debido al trato de los personajes en general, los villanos son aquello que hace la diferencia en el asunto. Claramente hay antagonistas, pero los mismos son producto de la supervivencia de cada especie. Esto resulta en la toma de elecciones inconscientes o poco civilizadas, en las que la existencia entre dos especies vuelve a quedar en el espacio de lo imposible. Como bien retrata Confrontación, la imposibilidad de crear una sociedad pacifica compartida por simios y humanos, es latente durante su completa duración, y la misma eleva las apuestas constantemente, al filo de conocer la decisión que introduzca un inevitable enfrentamiento. Pero de eso se tratan las guerras, y es por eso que se desatan. Son asuntos de poder, de miedo, de supervivencia; y por esas sensaciones o necesidades es que el mundo vuelve a ver el caos, sin poder erradicar dichas conciencias alborotadas.

Mencionando dichos enfrentamientos, vale la pena notar la espectacularidad de los mismos. Si bien no entra en el género de la acción y carece de un par de elementos que la hagan una épica, este íntimo y aislado episodio lleva consigo un par de aplastantes secuencias enfrentando simios contra humanos. Es ahí donde notamos la mencionada toma desde ese acorazado tanque, a medida que unos cuantos simios cabalgan con ametralladoras en sus manos. Una vez más, la seriedad nunca se pierde incluso con este tipo de imágenes, y las mismas resultan atemorizantes como resultado, bajo las muertes que estos combates  provocan.

Suplantando a Rupert Wyatt en la dirección, el sumar a Matt Reeves (Cloverfield) fue una sabia decisión. Convencido de que Wyatt hubiera podido llevar a cabo una secuela más que decente, la incorporación de Reeves reconstruyo la historia, y trajo todo esto en consecuencia, una película en la que es probable que su estudio le haya permitido realizar todo aquello que cruzara por su mente. No es común toparnos con unos 20 minutos iniciales prácticamente mudos, es impropio de una superproducción como esta el permanecer tan aislada la mayor parte del tiempo; pero aun así Reeves se apega a sus instintos e incluye todo eso en unos 130 minutos de ritmo ideal.

Con unos instantes finales completamente estremecedores, es imposible evitar las excelentes ideas que los eventos del film despiertan, aludiendo a la simpleza de saber que lo que no te mata te hace más fuerte, pero también mucho más paranoico. La paranoia, proveniente de la extirpación de un cáncer, nos asegura que prevaleceremos, pero, ¿por cuánto tiempo? El progreso y avance están al alcance de unos pocos, pero ninguna sociedad está compuesta por esa minoría. Dawn of the Planet of the Apes es ciencia ficción pulida hasta los dientes entonces, defendiendo dicha cuestión, pero no solo desde la parte humana, sino de la de cualquier ser con la capacidad de pensar, perdonar y errar. En un mundo donde todos estos elementos se unen, el camino resultara igual de sombrío, y estoy convencido de que solo hemos visto una pequeña parte del mismo.

10

Anuncios

3 comentarios en “CRÍTICA | EL PLANETA DE LOS SIMIOS: CONFRONTACIÓN (2014)

  1. Hola! Soy el que había criticado tu crítica de Hansel y Gretel, perdón por eso, he madurado mucho XD
    Esta es mi película favorita de este año, seguida de X-men y de Al filo del Mañana 😀

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s