CRÍTICA | EL CIELO SÍ EXISTE (2014)

el-cielo-si-existe-2014La simple definición de la palabra “fe” consiste en referirse a la creencia de algo sin explicaciones o pruebas que lo justifiquen. Por ello, que tan efectivo puede resultar un film acerca del cristianismo cuando la sola base y conocimiento del mismo se viene abajo.

Desde su título, El Cielo Sí Existe se deshace de esa supuesta duda al respecto de las creencias mencionadas, a base de innecesarias, pero aun presentes, escenas fantasiosas. Éstas acaban con cualquier verdad en el relato de Colton Burpo (Connor Corum), un niño quien jura haber visitado el cielo durante una experiencia que casi acaba con su vida. Como consecuencia, sus padres, Todd (Greg Kinnear) y Sonja (Kelly Reilly) afrontan la compleja situación de creer la fantástica visión de su hijo, lo cual desatara una respuesta por parte de su comunidad cristiana, ya que incluso ésta pondrá la duda en toda la familia Burpo.

Como otra cantidad incontable de títulos, el film dirigido por Randall Wallace (Secretariat) plantea su argumento desde la línea, “Basada en una historia real”, y con un título como El Cielo Sí Existe, el espectador estará extremadamente atento a la autenticidad del relato. Dado dicho comportamiento, no cabe duda de que Wallace juega con un guion que tiene esto en cuenta, consiguiendo la verdad en sus personajes e incluso en sus escenas fantásticas. Aun así, nada de ello rescata al proyecto de caer en ese territorio tan innecesario, donde la película cava su propia tumba y literalmente visita el cielo.

Si soy franco, contando sus problemáticas decisiones, el trabajo de todo su reparto si es sobrio y consistente, exceptuando dos de sus casos. Por más que Kelly Reilly traiga algunos llantos sentidos y Thomas Haden Church continúe siendo él mismo, ninguno se compara con la incorporación de Greg Kinnear. El actor cuenta con un guion competente para reforzar sus palabras, pero todavía va más allá al mostrarse involucrado en algo que pocas veces le responde a su esfuerzo, pero que nunca deja de intentar estar a dicha altura. Sin embargo, lo esencial en el aporte de Kinnear es ser el único protagonista capaz de proteger al film de otro de sus principales tropiezos.

Dejando su nudo sobre los hombros de Connor Corum, quien interpreta a Colton, la cinta se pone a merced de un actor novato demasiado joven, y el resultado sufre ágilmente. Por más que el conflicto de la película se base en inocencia, Corum nunca muestra el talento o las reacciones necesarias. Sé que es demasiado pedir de un niño, pero todo trozo en esta historia se mueve debido a las conversaciones entre Corum y Kinnear, y no son pocas las que se sienten absolutamente forzadas y hasta algo cómicas por momentos.

Afrontando el film lo más lejos de cualquier creencia religiosa, de verdad soy incapaz de enfrentarme a un refuerzo de fe que ni siquiera cree en ella. Ésta es el centro de cualquier religión, por lo tanto ni siquiera debería intentar recompensarla tan a la ligera. Aun así, puedo ver una fila de espectadores cayendo en su completo sermón, incluso sabiendo que el mismo se siente simple y falso al escucharlo. Es cierto, habrá momentos en que estaremos dispuestos a creer, y eso es esencial. ¿Pero de que nos sirve creer en algo cuando poseemos pruebas insostenibles? Creo que arruina un poco el cometido…

3

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s