Top 10 | Lo Mejor del 2013

Se acabó, llego la hora de despegarse del 2013, dándole el ultimo vistazo a lo que fue un año bastante satisfactorio para el cine, donde, incluso con los esperables baches, todo género tuvo su salida exitosa. Ciertamente, algunos casos rodean la duda, pero en lo que a mi concierne, los estrenos dieron de que hablar, y en general, esas conversaciones fueron lo suficientemente positivas como para coronar al 2013 como un buen año.

Fueron 12 meses donde encontré algo genial en todas las nominadas al Oscar, donde quede contento con el resultado, donde tengo mucho para mencionar y donde me costó mucho elegir a mis 10 cintas favoritas. Tocando el tema, en mi opinión este tipo de lista une fuerzas entre lo que considero lo mejor y mi favoritas personales, esas cintas que podría ver una y otra vez y toparme con algo nuevo que apreciar. Dicho esto, debo considerar gustos y calidad en un solo lugar, y no puedo mentir y decir que estas decisiones tomaran un solo lado.
Parte de esta separación, de gustos y calidad, nace en el soberbio cine que el 2013 dejo, cine de calidad que, afrontémoselo, es difícil de disfrutar en ciertos casos, especialmente uno. Estableciéndolo desde ahora, “12 Años de Esclavitud”(Mi crítica acá) no formara parte de esta lista, ya que, incluso con su derroche de clase e importancia, es imposible de disfrutar. No quita que no sea un excelente film, pero después de doce meses y un gran número de proyecciones, prefiero rescatar aquello que volveré a visitar continuamente en el futuro. Es otro ejemplo en el que demuestro que los puntajes no lo son todo al momento de elegir que nos llevaremos con nosotros a medida que nos centramos en los siguientes doce meses. Es una línea difícil de establecer, pero habiéndola explicado de la mejor forma posible, pueden ver mis destacadas del 2013 a continuación, las cuales, creo, que explicaran este fenómeno por sí mismas.
Dispuesto a señalar algunas menciones honorables, me alegro poder ver unas cuantas cintas de géneros convencionales pisando firme. De alguna forma, el 2013 nos enseñó unas cuantas cintas que cumplieron con sus expectativas y aun le dieron un giro a las mismas, en unos cuantos casos al menos. “Cacería Macabra” giro el terror por ejemplo, género que también estuvo bien representado por “El Conjuro”. ¿Ciencia Ficción? Bueno, no solo “Los Juegos del Hambre: En Llamas” resulto una secuela satisfactoria e inteligente, sino que otra adaptación literaria, “El Juego de Ender”, se impuso como excelente ciencia ficción, quizá no tan impresionante como el material original, según he oído, pero mucho más recomendable que nuestro cotidiano paso por el espacio. Probablemente podría continuar, pero hay que hacerle lugar a las destacadas, y si de menciones honorables se trata, las siguientes estuvieron mucho en mi cabeza a la hora de elegir mis preferidas.
Gravedad: Tal y como lo catalogue, el 2013 trajo buena ciencia ficción, y si bien no sé si esta tensa cinta dirigida por Alfonso Cuarón encaja como parte del género, es una experiencia altamente destacable dentro o fuera de él. Pueden leer mi crítica acá.

Cuestión de Tiempo: Otro hibrido en cuanto a ciencia ficción, “Cuestión de Tiempo” es el último esfuerzo de Richard Curtis como director; y como es de esperar, es absolutamente encantador. Combinando una comedia romántica con viajes en el tiempo, este relato nos ayuda a recordar la simpleza de que no debemos pensar en el tiempo que nos falta, sino que debemos aprovechar el que tenemos.

Hannah Arendt: Amo el cine que divide a una audiencia, y no me refiero a respuestas positivas y negativas. Hablo de dividirnos y crear una discusión interesante provocada por el film, una conversación relacionada con la cinta pero no solo ligada a la misma. Realmente me encontré tan atrapado por la fuerza de “Hannah Arendt” que lo único que lamento es no haber tenido con quien discutirla apenas terminó.

Efectos Colaterales: ¿Lo último de Steven Soderbergh en el cine? Probablemente a medida que el talentoso director parece mantener su promesa, olvidando el cine y atacando la televisión. ¿Es eso lo que le da a “Side Effects” un lugar acá? Para nada, simplemente se trata de un excelente thriller con ritmo, giros y grandes protagonismos por parte de Rooney Mara y Jude Law. Pueden leer mi crítica acá.

Un Camino Hacia Mí: ¿Quieren feel-good? Entonces, no hay mejor ejemplo en el 2013 que “The Way Way Back”, otro relato de madurez con las cantidades exactas de corazón, humor, drama y sentimientos genuinos. La sola participación de Sam Rockwell y Steve Carrell separan al film del incontable montón de films en el género, pero su guion va más allá, resultando en una realista y tierna experiencia. Pueden leer mi crítica acá.

Dallas Buyers Club: Con todo el furor que había causado, me enfrente a “Dallas Buyers Club”con expectativas muy altas y me encontré con un drama que es todo menos decepcionante. Impecablemente actuada, el director Jean-Marc Vallé entrega una cinta sobre el Sida realista y gráfica, en la que, incluso entre tristezas, uno logra dejar la sala con una emotiva sonrisa y una lagrima. Si necesitan un número 11, seria este. Pueden leer mi crítica acá.

10) El Gran Gatsby:

Como explique antes, lo mejor y mis favoritas se tuerzan a la hora de asignar estos diez puestos, y he aquí una cinta con notables conflictos que aun logra hablarme de la forma que aprecio. La versión de “El Gran Gatsby” de Buz Luhrmann está cubierta por una dorada y escandalosa envoltura que, si bien podría insultar la memoria de la grandiosa novela de Scott Fitzgerald, hace todo lo contrario.

Esta interpretación reescribe la apariencia de la Era del Jazz y la moderniza, no solo para darle gran ritmo, sino para conectarla con los espectadores de hoy. Todo el glamur, las fiestas y el exceso son esenciales en el funcionamiento de la reconocida “Gran Novela Americana”, y ese es solo el principio de lo que Luhrmann consigue transmitir de ella. Teniendo el valor de introducir dicho tono y una serie de deslumbrantes efectos visuales, la película es una verdadera adaptación de “El Gran Gatsby”. Diferente o no, los mensajes y temas de la novela están ahí, por no desviarme demasiado con la perfecta personificación de Leonardo DiCaprio como el multimillonario Jay Gatsby. Al igual que el personaje, la cinta es engañosa en cómo se presenta, y la historia no hace más que ganar por ello.

Pueden leer mi crítica acá.

9) Oblivion

Creo que solo puedo llegar a entender uno de los puntos críticos que recibió “Oblivion”durante su paso por el cine: que de alguna forma reviviera, o robara, como lo señalaron algunos, ideas de otras cuantas cintas de ciencia ficción. De alguna forma, es verdad, la cinta de Joseph Kosinski retrata conceptos que hemos visto en el género, pero los hace suyos, los trata con respeto, y hasta los convierte en referencias durante los casos más obvios. Ahora, esto nunca quiere decir que esas ideas no formen parte de este relato futurístico con naturalidad.

Hay tanto que admiro en “Oblivion” que realmente me cuesta comenzar. Claramente, no es algo que no hayamos visto antes, pero se mueve como un cine que no solemos disfrutar en nuestras superproducciones. Por tan gastada que pueda ser, la cinta ofrece giros y sorpresas constantemente, y comenzando en blanco, todo lo que explica gana sentido a medida que la desciframos. La acción es escasa pero justa, y sí que funciona al sonido de una gran banda sonora por parte de M83. Por ello, me costó mucho no dejar este planeta Tierra alternativo con suficiente fascinación. Es una de las pocas en 2013 que vi más de una vez en el cine.

Pueden leer mi crítica acá.

8) Rush

Llego y se fue tan rápido como los Formula 1 que lo protagonizan, pero el film más reciente de Ron Howard, “Rush”, fue un drama de enorme adrenalina que mereció mucho más público. Es algo completamente accesible y más todavía a mi favor, es un biopic con miles de escenas que rápidamente te depositan al borde la butaca.

Incluso para alguien que no encuentra demasiadas emociones en la Formula 1, el sentirse dentro de ella es un panorama muy distinto. La cinta te permite escuchar los motores, sentir la velocidad, conocer los peligros, y lo que más importante, ver una gigantesca historia de rivalidad y camaradería siguiendo a James Hunt y Niki Lauda tras el título de Campeón del Mundo. Su relación se ve tan afectada por la búsqueda de la gloria y la competencia dentro de la pista, que el factor humano podría perderse en el camino. Pero el film se deshace de esas apariencias, ya que los enemigos representan mucho más de lo que creemos. Son parte de quienes somos. Y entre Lauda y Hunt, ambos se hicieron grandes pilotos gracias a esa respetuosa lucha con la que corrieron, sin percatarse hasta el final, uno junto al otro.

7) Frozen

En un año de cine bastante realista y oscuro (No hay más que mencionar que película resulto ser la más cómica del año) “Frozen” se convirtió en la función más alegre de todo el 2013. Volviendo a colorear la pantalla con antiguas sensibilidades, Disney nos regaló un medio musical animado, orquestado por muchos personajes y escenas memorables.

Solo por ver al personaje de Elsa en el ya icónico momento de “Let it Go”, la canción original ganadora del Oscar, vale la pena disfrutar de esta helada historia donde el encanto no tiene límites. Tenemos un giro sobre el clásico relato de Disney, tenemos a dos carismáticas protagonistas, y volvemos a disfrutar de los sentimientos que la casa de animación introdujo desde sus primeras cintas. Hablo por unos cuantos al creer que ésta será otra clásica y disfrutable animación.

Pueden leer mi crítica acá.

6) Inside Llewyn Davis

Los Hermanos Coen… Siempre me siento en buenas manos con ellos, toquen el género que toquen. Son excelentes cineastas y punto, y “Inside Llewyn Davis”resalta todas sus virtudes, ya sea a la hora de escribir otro inteligente y lirico guion o filmar con paciencia y el tono indicado. Me encanta saber que tienen un notable estilo, y que aun así, ese es difícil de seguir a medida que definen su siguiente proyecto.

Aunque los Coen disfruten condenando a sus protagonistas, el combate del mismo es demasiado respetable como para perder las esperanzas en alguien que aun lucha por su sueño. Su caminar, su presencia; se vuelven parte de Greenwich Village mientras deleita a los cafés con su música, o solo le regala sueños a ese pequeño barrio de ilusiones. Ilusiones que para Llewyn Davis nunca dejan de ser una posibilidad.

Pueden leer mi crítica acá.

5) La Sospecha

Es oscura y envolvente en su bruma de thriller de principio a fin. Decir que el trabajo de Denis Villeneuve me recuerda mucho a David Fincher es injusto para Villeneuve, pero amo lo que hace Fincher con sus misterios de crímenes y psicópatas. “Prisoners” entra en esa categoría.

Se trata de un cine policial y dramático de paciencia con excelentes recompensas, algunas escritas en pantalla y otras entre líneas. Es el tipo de película por la que respeto a Fincher ya que forma parte de ese pequeño grupo a quien le permiten filmar algo así, y que más aun, sabe hacerlo. Villeneuve se une a ese pequeño club y lo hace con honores, introduciendo un rompecabezas tenebrosamente memorable, lleno de delicadas decisiones y desgarradoras maldades.

Pueden leer mi crítica acá.

4) Antes de la Medianoche

Ir a ver “Antes de la Medianoche” fue como volver a ver a esos amigos con quienes no has hablado en un largo tiempo. Sin importar los años en el medio, te mueres por volver a verlos, y yo, francamente, ame volver a pasar otra mañana, tarde y noche junto a Jesse (Ethan Hawke) y Celine (Julie Delpy).

18 años después de conocer a los dos protagonistas, “Before Midnight” cierra el círculo de esta hermosa y compleja relación. Conocimos el amor que se tienen, el dolor de su separación y ahora la prueba de la realidad, al representar las complicaciones de vivir en pareja. Su paso como trilogía deja que veamos cómo el amor podría desgastarse y no ser eterno…

Pueden leer mi crítica acá.

3) La Cacería

Ninguna, y lo repito, ninguna película en el 2013 me hizo sentir como lo hizo “La Cacería”. Me refiero a verdadero enojo ante la maldad e inseguridad del ser humano. La cinta de Thomas Vinterberg es un cine muy poderoso, tratando muy delicadamente la violenta respuesta ante la duda y el miedo de un pueblo.

Enfrentándose a la posibilidad de un mal, este es un excelente ejercicio sobre la sed de violencia y venganza del ser humano, atrapando al espectador en el medio de la cacería humana detrás de Lucas, interpretado ferozmente por Mads Mikkelsen. Es una experiencia tan fuerte y creíble que nada le quita nuestro involucramiento o atención, somos testigos de este desgarrador y aislado evento.

2) Ella

Tanto importante como encantadora, la película de Spike Jonze funciona en infinitos niveles y es clave en la sociedad actual. Su toma del futuro se atreve a preguntar acerca de nuestros próximos pasos, de cómo funcionaran nuestras relaciones en el futuro y si perderemos el contacto a medida que avanzamos. Todo esto bajo el cuidado de una compleja y creíble historia de amor, donde un hombre se enamora, y lleva una relación, con un sistema operativo.

Por tan tonto que pueda sonar su concepto, “Her” es mucho más que eso, barajando un abanico de temas, ideas y conversaciones. Es otro de esos casos donde el discutir la misma será una obviedad, sin saber por supuesto, que conversación será la que salga a flote tras el correr de los créditos. Además, poniendo su importancia de lado, esta es una de las historias de amor más humanas que han sido representadas en pantalla, y realmente pensé unas cuantas veces en ello antes de admitirlo.

Pueden leer mi crítica acá.

1) El Lobo de Wall Street

¿Por dónde empezar con esta gloriosa y arriesgada épica de sexo, dinero y droga? Ya que durante nada menos que 180 minutos, “El Lobo de Wall Street” de Martin Scorsese, es un extremo y tétrico entretenimiento donde la excelencia de su elenco es solo comparada con lo dinámico que se presenta su mítico director.

Corriendo sin freno durante tres horas exactas, existen dos películas en “El Lobo de Wall Street”. No entre dos mitades, sino dos películas distintas en una sola experiencia. La primera, una comedia completamente negra donde un discípulo del mismo Diablo nos tienta con sus relatos de descontrol y exceso, convirtiéndose en una peligrosa adicción. La segunda, un poderoso retrato de nuestra sociedad, en el que la comedia sigue ahí, pero donde sus tétricas realidades toman vida, al ver nuestras propias caras reflejadas en pantalla. Sin importar desde donde la miremos, es un viaje extremadamente ingenioso y bien planeado, donde el terror espera a la vuelta de la esquina y nos tiende una trampa mientras ese efectivo y oscuro humor nos distrae.

Entiendo la posibilidad de no caer en las garras de este relato, pero dicho eso, aun creo que es un film sin inconvenientes. Arriesgado, pero completamente sobresaliente.
Pueden leer mi crítica acá.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s