CRÍTICA | LA NOCHE DEL DEMONIO: CAPÍTULO 2 (2013)

Patrick Wilson y Steve Soulter en La Noche del Demonio: Capítulo 2

El primer capítulo de La Noche del Demonio revivió la popularidad de la casa embrujada y sus fantasmas, envolviéndolos en un ambiente efectivo y, lo que es más importante para Hollywood, barato. La demanda del terror simple siguió creciendo, y previsiblemente, un segundo capítulo para esa pequeña cinta estaba a la orden. Con éste, decir que es más de lo mismo seria sencillo, al perder el genuino terror que la familia Lambert causo en el 2010. Pero entre protestas por falta de innovación, nadie puede sepultar algo solo por merecer ser parte de un producto distinto.

Desde sus primeros suspiros, La Noche del Demonio Capítulo 2 es una secuela. No es ni un spin-off, ni tampoco se trata de repetir lo ya visto, la película nos reúne con la familia Lambert solo algunas horas después de los eventos ocurridos en Insidious. Viviendo provisionalmente en la casa de su madre, junto a su esposa e hijos, Josh (Patrick Wilson) ya no es el mismo, siendo sospechoso de asesinar a Elise Rainer (Lin Shaye). Por otro lado, su pareja, Reani (Rose Byrne) confía cada vez menos en él, al no ver su reacción frente a esa actividad del más allá que vuelve a atormentarlos. Entre su búsqueda por respuestas, mudarse no despedirá a ninguno de sus invasores, ya que eligieron a su familia por una razón específica, arrastrada desde el pasado.
“Si algo tiene que quedar claro con El Conjuro es que James Wan, conoce y sabe de terror”. Aun mantengo mi opinión acerca del director de la próxima Rápidos y Furiosos, tras ver La Noche del Demonio 2. Aunque cualquiera admitirá estar viéndolo tomar lo que conoce del género y girándolo a su gusto. Haciendo de su curiosidad lo más interesante y, en primera línea, más entretenido que atemorizante, lo que invoca mis inconvenientes.
Tras presenciar a Wan moviéndose como un profesional durante El Conjuro, no es nada extraño verlo algo acostumbrado y quizá cansado durante sus primeros 50 minutos, donde casi es obligado a hacer sonar ruidos fuertes o a poner énfasis en determinado rincón oscuro, cuando en realidad no hay nada ahí. Todas las técnicas que supieron funcionar con su más reciente casa embrujada, sí, pero sin una preparación o atmosfera. Salvo ciertos momentos de ambiente, Insidious Chapter 2 no consigue darnos sustos verdaderos y no induce el efecto que debería, con su consigna de por si original, por más que esté ligada a lo visto antes.
Su muro infranqueable: no debería ser una película de terror, o al menos no la que decide introducir en su primera mitad. Por tan tirada de los pelos que pueda ser, la sorpresa se encuentra en ver que mucho de ella no se siente de tal manera, desenterrando un propósito desde el pasado. Aparentemente, tomar sus conceptos aún más explorados y poniéndolos al frente no valían por sí mismos, al sentir la necesidad de cambiar una parte de su tétrica rareza por sobresaltos.
Ser rara, eso provoca algún tipo de duda. Una vez fuera de la zona de barullo, Insidious 2 no tiene miedo de volverse extraña, lo cual, si bien no provoca un gran pavor, sí procura entregar algo de buen entretenimiento. Un trasfondo original y pasar un tiempo en el mismo más allá suman a la formula, la cual distrae mejor de lo que asusta, entre inesperados giros que recuerdan más a ciencia ficción que otra cosa.
Podría ver un Resplandor light en su esencia, subrayando más lo surrealista. Nadie se sorprendería de que Patrick Wilson haya tenido en cuenta a Nicholson como Jack Torrance para retomar su rol por ejemplo, el cual varía de psicótico a preocupado bastante convincentemente. No puedo decir lo mismo de la pobre Rose Byrne, quien se ve asustada como nadie, pero que no tiene demasiado para hacer al quedarse estancada en el punto de la preocupación. Por otro lado, el circulo de emociones se cierra al introducir momentos humorísticos. Gracias a los secundarios cómicos, Leigh Whannell (también el guionista) y Angus Sampson, los chistes son efectivos, pero cortan la posible tensión, perteneciendo a cualquier cosa menos a una película que intenta asustar.
Su paso por el inframundo es sin lugar a dudas el momento más sobresaliente de todo el camino, haciéndolo aún más extenso y extraño de lo que fue en el primer capítulo. Sus ambientes totalmente oscuros, su juego con el tiempo y las revelaciones hacen del climax muy disfrutable, caminando hacia afuera con una sonrisa y no un escalofrió. Esa termina siendo la reacción. Funciona como entretenimiento por varios minutos pero parecería que no quiere hacerlo, aunque al mismo tiempo, ¿Para que introduce risas esporádicas? Quien sabe, puede ser un experimento que salió muy mal, un accidente divertido o una buena idea a mitad de camino. Sea lo que sea, vale al menos una mirada, pero no mantendrá a nadie despierto por la noche.
5
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s