CRÍTICA | GUERRA MUNDIAL Z (2013)

Brad Pitt en Guerra Mundial Z
Fue todo un camino de pedregullo para la “adaptación” de la novela zombi de Max Brooks, “World War Z”.  Cambios de fecha, conflictos entre director y protagonista, y masivas refilmaciones de momentos claves fueron solo algunos de los baches que pudieron haberla condenado a una muerte sin regreso, pero lo cierto es que su gigante apuesta paso la prueba. Lo único que me resta decidir, es si lo que vemos a través de la cámara es tan interesante como la historia detrás de ella.
Es un apocalipsis zombi con todas las letras para “Guerra Mundial Z”. Entrando en un nivel de alerta mundial, nos unimos a Gerry Lane (Brad Pitt) y  su familia como cualquier otro día, pero esperando en un embotellamiento, empiezan a notar tumultos que pronto se tornan en algo  más grave a medida que Filadelfia empieza a formar parte de una implacable infección. Entre hordas de muertos vivos haciendo de cada rincón inseguro, Gerry consigue mover algunos hilos de su antiguo trabajo y es rescatado junto con su esposa e hijas a una base segura en el mar. El problema es que ellos solo tendrán un lugar garantizado allí si Gerry accede a ayudar en esta guerra entre humanos y zombis. Asi es que pensando en el bienestar de su familia, él acepta la tarea de rastrear el origen de ésta infección y volver a casa con una cura.
Al decir mundial, me refiero a MUNDIAL. Durante años, numerosas películas sobre muertos caminantes han señalado el hecho de que esas infecciones no solo atacan un país concreto, de hecho casi todas hacen el esfuerzo de mencionarlo con  frases irrelevantes, pero ninguna había sido capaz de enseñarnos tal efecto global, de crisis, caos y muerte, un efecto de guerra.Por más que he escuchado un sinfín de palabras acerca de la falta de respeto que esta adaptación presenta hacia la obra original, estoy seguro de que la situación general y ese sentimiento de alerta debió quedar  calcado al entrar en una historia de notoria intensidad y tensión. Ciertamente, y  lo digo sin haber leído la novela, la película es algo completamente diferente si nos fijamos en el hecho de que el libro cuenta con una serie de entrevistas ficticias acerca de esta guerra, y la adaptación, obviamente, juega a lo seguro siendo puramente narrativa. No es que lo otro no hubiera sido interesante, pero claramente hubiera presentado problemas a la hora de saltar a la pantalla grande.
La situación global es un punto en contra dado su potencial. Más allá de una  batalla y persecución gigante en Israel y algunos otros momentos cortos,  desde otras partes de la tierra , las proporciones de la película aparentan algo todavía más grande de lo que acaba siendo, entrando en un muy bueno pero desigual tercer acto. La naturaleza de este último parecería ser parte de otra película completamente diferente, no obstante Irónicamente, mejor tras haber sido la razón principal  por la que las refilmaciones fueron necesarias. En un principio, la película estaba destinada a culminar en algo más épico y ambicioso, por lo que su llegada hasta el punto final se sintie un tanto forzada, lo cual, si bien se nota, no le quita encanto a lo que probablemente sean los mejores 30 minutos de las película.
Todo mejora a medida que avanza y las situaciones se vuelven cada vez más intensas. Si bien es difícil sentir miedo, la cantidad y los comportamientos de los múltiples enemigos crean innumerables riesgos para los protagonistas sanos , quienes exceptuando el personaje de Brad Pitt, dan la sensación de poder morir en cualquier momento, dejando un ambiente nada seguro en lo que todo podría pasar.
Tras su vuelta a los sets de filmación, hubo varias palabras acerca de los conflictos entre Brad Pitt y el director, Marc Forster (Quantum of Solace, Descubriendo el País de Nunca Jamás), pero si dejamos de lado el hecho de que dejaron de hablarse durante el rodaje, ambos hicieron un trabajo redimible. Cargando sin problema alguno con la película en sus hombros, Pitt tiene todo lo necesario para estar al frente mientras el resto de los personajes se van turnando por un momento con el protagonista. En realidad, no es hasta la tercera mitad en que encontramos a otro personaje estable en la historia. Ahora, en lo que concierne a Forster, él tiene talento y hay mucho que admirar acá con una buena visión y manejo de lo caótico y lo tenso. Por esto, si bien creo que es capaz de darnos algo más, a pesar de los conflictos, todo está lo suficientemente controlado.
Como algo así pasa cada tanto, no me molestaría darle aunque sea un par de elogios a su uso del 3D, el cual otra vez no explota ni la mitad de su posible potencial, pero si agrega algo. Las tomas digitales en las que seguimos desde el cielo a varios helicópteros, aprovechan bastante la tecnología y aportan al caos creado por los desenfrenados grupos de zombis. Sin ir más lejos, los mismos enemigos resultan útiles para el 3D, con la salida de unos cuantos por la pantalla, lo cual resulta bastante justificado y no forzado por el solo hecho de tener la tecnología. Todo esto no es decir que la cinta lo necesite o sume algo más, pero con la cantidad de ejemplos que solo lo tiene para inflar el precio de las entradas (Si bien este es un caso), digamos que no es un desperdicio.
Mas sobre una nota personal, me encanta ver el uso de “Isolated System”, de Muse, como la música encargada de hacer las transiciones entre los escenarios principales. El tema calza bien en el contexto y además es casi la banda sonora completa al solo oír esta melodía la mayor parte del tiempo, dado que el resto de la música es casi inaudible o simplemente no destaca viendo lo que ocurre en pantalla. Por otro lado, hay que aclarar, la melodía de Muse no tiene el enrome efecto que tuvo “In the House – In a Heartbeat”, de John Murphy, en algo como “Exterminio” debido que va en otros tonos, pero la idea en si es bastante parecida.
No me cabe duda de que “Guerra Mundial Z” tiene problemas, tanto por su guion, como por sus intenciones desiguales, pero puedo conformarme con ver una película que hace lo mejor para entregarle algo más al género zombi, causado principalmente por escapar al recurrente terror. Debido a un mirada global y a los parecidos que hay entre estas hordas de zombis y una fuerza natural imparable (Prácticamente se mueven como olas en un tsunami), “WWZ” forma parte del cine catástrofe, y como tal, está lo suficientemente bien coordinada como para hacer la vista gorda ante sus visibles pero aguantables parches.
7
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s