CRÍTICA | OBLIVION (2013)

Tom Cruise en Oblivion
La carrera de Tom Cruise brilla una vez más tras las excelentes “Misión Imposible: Protocolo Fantasma” y “Jack Reacher”, y en su colaboración con Joseph Kosinski (Tron: El Legado) su racha sigue vigente. El coctel de ciencia ficción que presenta “Oblivion” es complejo, y ante todo, valora sus ideas, lo cual es vital a la hora de ver más allá de su hermosa envoltura.
 
Es el año 2077 y durante 60 años la Tierra ha sufrido el resultado de una guerra nuclear con extraterrestres conocidos solo como carroñeros. La luna fue despedazada, y la vida en la Tierra ya no es sostenible, por lo que todos los sobrevivientes abandonan nuestro planeta para vivir en Titan, la luna mayor de Saturno. Algunos humanos todavía rodean la Tierra en una estación espacial denominada Tet, y desde ésta vigilan el trabajo de Jack Harper (Tom Cruise) y su compañera, Victoria (Andrea Riseborough). Ambos son los responsables de cuidar la maquinaria ubicada en la Tierra para reunir recursos naturales. Mientras Victoria recibe órdenes desde el Tec, Jack se encarga de reparar las máquinas y protegerlas de los carroñeros que vagan por su sector, pero su exposición a lo que alguna vez fue la Tierra desencadenara los secretos que el planeta ha guardado por tanto tiempo.
 
Empezando superficialmente, lo primero que salta a la vista es que “Oblivion” es una obra de pura belleza. Uno puede recrear lo que sea con el poder de la tecnología pero en esta ocasión los ambientes post-apocalípticos fueron filmados principalmente en locación, y si bien estos darían gran sensación por si solos, los mismo son llevados a otro nivel de a la mano del reciente ganador del oscar, Claudio Miranda, quien, tal como supo jugar con efectos visuales en “La Vida de Pi”, vuelve a aprovechar ese concepto acá. Desde su solo inicio, esas imágenes azuladas y brillantes no paran de llegar, y especialmente en esa introducción, todo golpea muy fuerte con el potencial de la excelente banda sonora creada, en su mayoría, por la banda francesa de electrónica, M83. Tal como Kosinski conto con Daft Punk para encargarse del soundtrack en “Tron: El Legado”, con M83 vuelve a encontrar un gran acierto dado que la música presentada en “Oblivion” no es más que épica y ante todo memorable, viendo que su tonada principal no desaparece de mi cabeza.
 
Deje bastante claro que “Oblivion” es lo más fuerte desde el punto de vista técnico pero no solo se limita a mostrar unas cuantas imágenes lindas. La película valora una buena historia de ciencia ficción y de verdad es capaz de desarrollarla. Uniendo múltiples elementos antes visitados en el género, la historia co-creada por Kosinski combina tantas ideas que el resultado es fresco. Muchas de esas ideas acaban como revelaciones y las mismas son buenos premios por la paciencia y el tiempo que uno invierte en su más bien tranquila primera hora. El hecho de que una película de calibre pochoclero como esta, que por lo general demandaría incesante acción y simpleza, se tome mucho tiempo para explicarse e intrigar con su premisa es la mayor sorpresa de todas, asi acaba convirtiéndose en otra experiencia que confía en su audiencia. Ahora, esto no es decir que la cinta no presenta momentos palpitantes, si bien solo son dos los que se calificarían como tradicional acción. Ambos están introducidos naturalmente en la historia y son de verdad emocionantes, especialmente aquel que toma parte durante una persecución a través de un cañón lleno de cascadas.
 
Quería volver a verla antes de concluir mi opinión y eso siempre es una buena señal, pero debía averiguar si la cinta funciona conociendo todos sus secretos, y por suerte, si lo hace, es más, incluso se beneficia de una segunda visita. La cinta revela lo suficiente para explicar su universo, para que recreemos todo por nosotros mismos, por lo que ver esos detalles retratados durante toda la historia una vez más si funciona, además, en cuanto a su valor de entretenimiento, me tomaría un tiempo aburrirme de su música, imágenes y épico final.
 
Odiaría hablar de más y empezar a arruinar otra experiencia que se beneficia en su mayor parte por desconocimiento y no lo hare. Si bien muchos de los secretos podrán recordarnos a conceptos ya visitados, “Oblivion” es capaz de presentarlos de forma atrapante y bien combinada, recreando un futuro devastador pero bien detallado en papel y especialmente en pantalla.
8
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s