CRITICA: JOHN CARTER: ENTRE DOS MUNDOS

Tan fascinante como podría parecer en el papel, cada avance y adelanto de esta propuesta no eran más que decepcionantes. Pero esto no me detuvo de querer ver lo que se anunció en un principio como una épica de gran calibre, enrome presupuesto y dirigida por un director que da el salto de la animación al cine real tal como hizo Brad Bird con “Misión Imposible: Protocolo Fantasma”, bueno, ”John Carter” no es ningún “Protocolo Fantasma”, eso está claro.

Disney ha intentado crear franquicias desde hace años, algunas teniendo un poco de éxito pero fracasando eventualmente. Es decir, todos recordamos lo que fue “La leyenda del Tesoro Perdido”, “El aprendiz de Brujo” y la frustrante “Príncipe de Persia”, todas estas producto de intentar recrear la fama que tuvo y tiene “Piratas del Caribe”. Dicho esto, es una lástima ver como un material con potencial es desperdiciado en una película no necesariamente mala, ni cerca en realidad, pero si por momentos fría y hasta lenta.

Andrew Stanton nos presenta a John Carter, un veterano de la guerra que inexplicablemente se transporta a Marte. Ahí se encontrara con especies desconocidas así como también deberá tomar parte de un conflicto que decidirá el futuro del planeta. Dicho así, es un argumento simple pero si se le agrega el vocabulario del planeta así como la mitología presentada, el argumento se vuelve complejo innecesariamente. Y aunque no se mencione mucho, las novelas escritas por Edgar Rice Burroughs protagonizadas por el personaje del título fueron inspiración para mucha de la ciencia ficción que hemos visto, siendo “Avatar” y “Star Wars” algunos de estos ejemplos. Pero por tan antigua y clásica que sea la fuente de inspiración, lo acabo de decir, hemos visto mucho de esto antes por lo que toda la imaginación que traían estas novelas parece algo cotidiano para lo que vemos en las pantallas de cine hoy en día.

Sin embargo John Carter no falla en todo, la épica que costo una suma de 250 millones de dólares realmente demuestra su fuerte en cuanto a lo visual, no solo en el trabajo sobre las criaturas que se nos presentan o las hermosas naves voladoras que batallan en el cielo sino en las escasas pero muy bien tratadas escenas de acción. A diferencia de la mayoría de la acción que vemos en el cine moderno, “John Carter” presenta escenas de acción diferentes entre sí, dirigidas y editadas de distinta forma. Desde una batalla en el cielo a un ejército entero enfrentándose al protagonista hasta una clásica guerra entre dos enormes bandos, estas son muy refrescantes. Pero lamentablemente no están muy bien posicionadas en la película y hay momentos que piden a gritos un poco de acción y esta luego se termina acumulando. Pongamos por ejemplo la escena que toma parte en un coliseo o arena (La cual cualquiera debe haber visto al principio de un avance), esta es esperada durante toda la película y cuando ya paso el momento en donde se necesita y estamos preparados para otra cosa, la misma aparece, esta no molesta obviamente pero si hace pensar que mejor editada, “John Carter” podría haber sido mucho más.

Por lo bien que empieza y como decae en la segunda parte, es una suerte que la última media hora despierte el interés regalándonos una buena dosis de acción y un final interesante que realmente deja a uno esperando una secuela, pero aun cerrando relativamente bien por si esta nunca llegara a suceder. Pero si se contemplara la idea de una segunda parte, creo que es fácil pulir un poco la edición y en cuanto al universo de John Carter, este ya estaría establecido por lo que sería más simple presentar un argumento trabajando con lo enseñado en la cinta.

Lo más complicado que debe afrontar el film es presentar todo un universo así como debe darnos una película atrapante y divertida, el problema es que aquí una impide a la otra y no se logra cumplir ambas. El humor, que sorpresivamente funciona y la acción entretienen, mientras que la historia toma demasiado lugar y esta no es realmente tan interesante como para agotar fácil una hora de película.

Taylor Kitsch es quien debe llevar la película en sus hombros y admito que hace un buen trabajo, incluso no siendo el mejor actor y teniendo un guion más bien regular. Por otro lado quien da lo mejor de sí es Willem Dafoe, el demuestra como muchos otros que debajo de un traje verde se puede dar una gran actuación, ya que interpreta al alienígena Tras Tarkas, quien a la larga se convierte en un fiel compañero para el héroe.

Con todo lo dicho, “John Carter” supera las expectativas pero le falta ese algo que la separe de las demás. Visualmente funciona y para una película de Disney, es bastante dura y madura por momentos, lo que ayuda a que se la tome más en serio. El guion y la edición no son lo mejor pero es perdonable durante sus mejores momentos. “John Carter” no queda en el olvido, y a diferencia de otras se beneficiaria de una secuela, una que pudiera aprovechar del todo el trabajo invertido aquí. Aunque quizás nunca tengamos esa posibilidad.

6

Anuncios

Un comentario en “CRITICA: JOHN CARTER: ENTRE DOS MUNDOS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s